Entre todos los preparativos de la boda, como enviar las invitaciones de boda a vuestros seres queridos, encontrar el vestido de novia que mejor te siente o buscar entre las numerosas opciones en ideas originales para bodas las más indicadas para el estilo de vuestro enlace, también hay un tema que debéis planificar con especial ilusión: vuestra luna de miel. Sin embargo, antes de decidiros por un destino u otro, hay muchas cosas que debéis tener en cuenta: presupuesto, fechas, hoteles, excursiones, climatología... Si aún estáis indecisos sobre dónde viajar, no os perdáis todas las opciones que os ofrece Barbados. Situada en el Caribe, os enamorarán los bellos paisajes de esta isla, sus increíbles playas y sus variadas posibilidades de ocio. Y es que, sin duda, es un lugar perfecto para relajarse y desconectar absolutamente de todo. ¡Disfrutaréis de un viaje de novios inolvidable!

¡Bienvenidos a la isla!

Barbados es una isla situada en las Antillas Menores, bañada por el océano Atlántico al este y el mar Caribe al oeste. Se trata de uno de los trece países que forman la América Insular. Goza de un clima cálido durante todo el año y de 300 días de sol al año. La mejor época para visitarla es de diciembre a junio. Su belleza natural es toda una delicia para aquellas parejas que buscan un merecido descanso durante su luna de miel. Pero Barbados no solo tiene playas maravillosas salpicadas de cocoteros y arrecifes de coral. Su interior también es encantador gracias a su vegetación exuberante, sus plantaciones de caña de azúcar y sus aldeas pintorescas. ¿Cómo desplazarse por la isla? Muy sencillo: podéis recorrerla alquilando un minimoke, un descapotable típico, o una motocicleta. ¡Os encantará!

Un romántico paseo en barco desde Bridgetown  

Bridgetown, su capital, se encuentra en la parte oeste de la isla y destaca por su casco histórico. Perdeos por Broad Street y disfrutad de sus tiendecitas y locales de ocio, sobre todo nocturnos. Y si queréis empezar la luna de miel con romanticismo, navegad en catamarán para luego disfrutar de un bufé (no dejéis de probar el pez volador, una delicia de Barbados) y de una vibrante puesta de sol.

Playas vírgenes y solitarias

Las profundas aguas azules del Atlántico y turquesas del Caribe crean un espectáculo único. En la costa oeste podréis disfrutar de playas soleadas y resguardadas, mientras que las de la costa este destacan por ser perfectas para la práctica del surf (entre ellas, Bathsheba Soup Bowl es muy popular). Y si os gusta el buceo o el snorkel, la costa del sur esconde bellísimos arrecifes de coral. Entre las playas más importantes de Barbados se encuentran Batts Rock, Folkestone Park, Worthing Beach, Gibbs Bay o Accra Beach (imprescindible tomar un refresco en el Champers, un local a orillas del mar). ¡Son realmente increíbles!

Descubriendo las plantaciones de azúcar

En Barbados se inventó el ron y la isla está salpicada de bellas plantaciones de azúcar que os transportarán a otra época. Una de ellas está en St. Nicholas Abbey. Se trata de una de las haciendas azucareras más antiguas y grandiosas de Barbados, que también alberga una destilería de ron y preciosos jardines. Un lugar para los enamorados, como también lo es el pueblecito de Speightstown, el más evocador de toda la isla.

Rumbo a Flower Forest

El Bosque de Flores o Flower Forest es un jardín botánico con grandes palmeras y plantas tropicales multicolores que os dejarán maravillados. Un edén perfecto para reencontrarse con la naturaleza y disfrutar de increíbles vistas panorámicas de la costa este. Sin duda, un lugar perfecto para perderos durante unas horas, pues... ¡el corazón del jardín es uno de los enclaves más románticos de Barbados!

Un día de aventura en la cueva de Harrison

¿Un poco de aventura en vuestra dulce luna de miel? La cueva subterránea de Harrison os espera con sus galerías de estalactitas, estalagmitas y cascadas, que podréis visitar en un original tranvía eléctrico que os llevará hasta la parte más baja de la cueva y, a partir de ahí, deberéis seguir a pie. Se trata de uno de los principales atractivos de la isla. ¡Vale la pena la visita!

Noches irrepetibles

Las noches en Barbados son mágicas y conocidas por su ambiente marchoso. Por ello encontraréis numerosos bares, pubs y discotecas. No os perdáis una cena romántica en Oistins. Su pescado fresco es legendario, como lo son también sus viernes, amenizados con músicas caribeñas. Bailad hasta la madrugada con una copa del famoso ponche Mount Gay Rum o, simplemente, con un buen vaso de ron. Menos formales pero igual de fantásticos son cualquiera de los lugares que encontraréis en St. Lawrence Gap, en los que podréis comer, beber y escuchar música en vivo, especialmente los fines de semana. Y, por supuesto, contemplar las puestas de sol de la isla. ¡Son maravillosas!

Así que ya lo sabéis. Después de daros el "sí, quiero", de lucir ese maravilloso ramo de novia, de pasar uno de los días más felices de vuestra vida y de darlo todo en la pista de baile al son de las mejores canciones para bodas que vosotros mismos elegisteis, solo os quedará disfrutar de una luna de miel mágica en Barbados. ¡Enhorabuena por el gran paso que vais a dar y por vuestra elección!