Si estáis inmersos en los preparativos del gran día, recordad que hay otra tarea realmente importante que no podéis olvidar: organizar vuestra luna de miel. Para ello, el punto de partida es elegir el mejor destino y, entre todas las posibilidades existentes, está la de descubrir Ámsterdam. Hospitalaria y romántica, esta ciudad cosmopolita es una elección perfecta si no queréis ir demasiado lejos en vuestro viaje de novios. Su estética, sus numerosas posibilidades de ocio y su indiscutible encanto os deslumbrarán sin duda. Así que tomad buena nota de todo lo que no os podéis perder. ¡Ni os imagináis lo que tenéis por descubrir!

Paseo romántico por la Venecia del norte

Ámsterdam, conocida como la Venecia del norte, deslumbra a todo aquel que la visita. ¿Qué ver en Ámsterdam? Seguro que os encantará perderos por las pintorescas callejuelas medievales de la capital de Holanda y recorrer la plaza Dam –el corazón de la ciudad– que alberga el Palacio Real, un obelisco de más de 20 metros de altura y desde donde empieza unas de las principales calles comerciales de la ciudad: Kalverstraat. No os perdáis tampoco de Vondelpark, un gran parque perfecto para disfrutar de un día en plena naturaleza. Flores, zonas verdes, lagos, estatutas... ¡No os faltará de nada! Además, muy cerca se encuentra la plaza de Leidseplein, otro punto de visita obligado. ¿Queréis disfrutar de unas increíbles vistas panorámicas? Acercaos a alguna de las torres más altas de Ámsterdam, como la de A’DAM, donde os esperan un divertido restaurante giratorio y el columpio más alto del mundo suspendido a más de 100 metros de altura. ¿Os atreveréis a subir? Y si os estás preguntando cómo recorrer la ciudad, tranquilos. Además de en metro, autobús y tranvía, Ámsterdam es ideal para descubrirla a pie o a golpe de pedal después de alquilar dos bicicletas.

Los canales más fascinantes

Un largo paseo junto a los canales con más de 1000 puentes –ocho de los cuales son levadizos–, os descubrirá rincones maravillosos. Entre los más de 100 kilómetro de canales, los más deslumbrantes son los de Singel, Herengracht, Keizersgracht y Prinsengracht, formando estos tres últimos el Grachtengordel –o "cinturón de canales"–, donde se encuentran las casas más bonitas de la ciudad. Las vistas más románticas las tendréis del lado este en la zona entre Huidenstraat y Leidsestraat. ¡Una auténtica maravilla!

Besos en el Magere Brug y en el cine Tuschinski

El Magere Brug –también conocido como Puente Estrecho– es un puente de madera en el centro de Ámsterdam, situado entre los canales de Keizersgracht y Prinsengracht. Según cuenta la tradición, las parejas que se besen en él permanecerán juntas el resto de su vida. Así que... ¡recordadlo cuando estéis allí! Por otro lado, en el cine Tuschinski, con su precioso estilo Art Déco, existen asientos especiales para enamorados. ¡Puro romanticismo!

Un cuento de hadas en una casa flotante

¿Qué os parece disfrutar de uno de los viajes más especiales de vuestra vida viviendo en una mágica casa flotante en un canal de Ámsterdam? Es una experiencia inolvidable para una pareja de enamorados. También podéis alojaros en un hotel flotante, como el increíble Amstel Botel, en el bullicioso distrito NDSM, conectado con el centro de la ciudad con un ferri gratuito. ¡Pura magia!

Un colorista mercado flotante

En el cinturón de canales del sur de Ámsterdam se encuentra Bloemenmarkt, un mercado flotante de flores con sus preciosos puestos repletos de tulipanes, narcisos, lirios… ¡Una maravillosa explosión de color! La entrada es gratuita y es indispensable llevarse de recuerdo un colorista ramillete o bien algunos bulbos que podáis ver crecer en vuestra casa. ¡Otro espacio de visita imprescindible!

El Museo Van Goghy el Museo Nacional de Ámsterdam

Otro lugar que no os podéis perder es el Museo Van Gogh, especialmente si sois unos admiradores de la obra de este increíble pintor holandés. Allí podréis contemplar muchas de sus pinturas, dibujos y cartas. Entre los más de 200 cuadros expuestos encontraréis algunas de sus obras más conocidas. Es el caso de Los girasoles, Almendro en flor y Los comedores de patatas. por ejemplo. Asimismo, visitad el Rijksmuseum o Museo Nacional de Ámsterdam que, además de poseer una espectacular arquitectura, también alberga obras de Van Gogh y de artistas de la talla de Rembrandt o Goya.

Barrio de Jordaan

Sin duda, este barrio es uno de los más agradables de la ciudad y se caracteriza por ser el centro de las iniciativas culturales que en ella se llevan a cabo. Aquí también encontraréis uno de los lugares de visita obligados durante vuestra estancia: la Casa de Ana Frank. El lugar en el que la niña y su familia se escondieron durante la ocupación nazi en la Segunda Guerra Mundial.

Otros lugares de obligada visita

Durante vuestra romántica luna de miel en Ámsterdam resulta imprescindible, asimismo, que descubráis Begijnhof, un patio medieval que alberga la Houten Huys –considerada la casa de madera más antigua de Ámsterdam–, el Barrio Rojo –famoso por su vida nocturna– y la Oude Kerk –el edificio más antiguo de la capital holandesa–.

Momentos inolvidables al atardecer

La magia de esta ciudad os regalará un ambiente romántico único cuando, al atardecer, recorráis los canales de Ámsterdam en barco, mientras disfrutáis de una elegante cena a la luz de las velas. El broche final a una honeymoon de cuento de hadas. ¡Una experiencia inolvidable!

¿Os seduce la posibilidad de escoger Ámsterdam como el destino de vuestro viaje de novios? Seguro que sí, ya que esta ciudad ofrece el escenario ideal para vivir una magnífica luna de miel con todos sus encantos y sus increíbles opciones de ocio. ¿Preparados para disfrutar de unos días inolvidables?