Después del envío de las invitaciones de boda, tras daros el "sí, quiero" con el que se convirtió en tu perfecto vestido de novia y después de bailar al son de las mejores canciones para bodas que sonaron en vuestra fiesta nupcial, llega el momento de disfrutar de vuestro viaje de novios soñado.

El mundo está lleno de lugares maravillosos, parajes de ensueño esperando ser descubiertos por novios de todos los rincones del planeta. Cada estación tiene su encanto especial para traspasar fronteras y dejarse lleva. Por eso, os hemos preparado un recorrido mes a mes por los mejores lugares para vivir una luna de miel inolvidable. ¡Empezamos!

Enero - India

Iniciamos nuestro viaje por un destino exótico. Una mezcla de culturas y tradiciones os recibirá como a uno más de sus 1200 millones de habitantes. En enero el sofocante calor desciende hasta temperaturas soportables, por tanto, es el mejor momento para planear un viaje al país asiático.

Apuntad paradas estratégicas; Rishikesh y McLeod Ganj para buscar la paz interior, Goa si buscáis playa o Varanasi, una de las ciudades más antiguas de todo el mundo.

Febrero - Italia

Si habéis decidido casaros en el mismo mes que San Valentín, la luna de miel tiene que ir en concordancia y una ruta por la península italiana puede ser la elección ideal. Miles de rincones pensados para enamorarse. Verona donde Romeo juró su amor a Julieta, la fontana di Trevi en Roma, Venecia y sus canales, la Toscana y su encanto... Además, su clima mediterráneo hará que disfrutéis de temperaturas parecidas a las de España.

Marzo - Cuba

Primer mes en el que se empieza a notar el calor caribeño justo a tiempo antes de la llegada masiva de turistas. Combinad visitas a las grandes ciudades del interior, con parada obligatoria a la Habana Vieja y su imparable actividad, con escapadas a los Cayos, a Varadero y lugares alejados de los extranjeros como Matanzas, Santa Cruz del Sur o Gibara.

Abril - Japón

Una cultura milenaria a la espera de una de las tradiciones más bonitas del mundo: hanami, o lo que es lo mismo, el florecer del almendro. Japón es impresionante en cualquier época del año, pero en abril podréis ser testigos de multitud de festivales, entre los que destacan el dedicado a las Geishas, todo un espectáculo para la vista.

Además, tendréis una temperatura muy agradable (rondando los 20 grados) que os permitirá disfrutar de sus muchas atracciones turísticas como los santuarios de Toshogu o Fushimi, islas como Miya Jima u Okinawa o ciudades del futuro como Osaka o Tokyo.

Mayo - Polinesia francesa 

Tres volcanes son los responsables de que podamos disfrutar de este pequeño paraíso tropical. Su filosofía se basa en “pea pea aita”, algo así como “no te preocupes”, así que si buscáis calma este es vuestro sitio. Además, en mayo los precios son un poco más bajos que en verano, de forma que podréis permitiros algún lujo más con lo que ahorréis. Tahiti, Moorea, Bora-bora...suena bien, ¿verdad?

Junio - Turquía

Si os gusta conocer diferentes culturas, Turquía tiene que ser el destino de vuestra luna de miel. Es sin duda, el país musulmán más moderno de todos y, por eso, saben cuidar a sus turistas que aumentan año tras año.

Aunque Estambul es un must en la ruta, hay una Turquía muy diferente que muchos desconocen; playas mediterráneas, naturaleza salvaje, palacetes, ruinas grecorromanas, monasterios... y para vosotros, enamorados, puestas de sol inolvidables.

Julio - Kenya

País salvaje donde lo haya, Kenya reúne el equilibrio perfecto entre desarrollo y rusticidad, de manera que si os gustan los animales podréis verlos en su hábitat natural pero sin tener que renunciar a la comodidad de hoteles de categoría.

¿Por qué en julio? Porque es una de las pocas épocas en las que apenas llueve. Tribus nativas, playas, lagos, parques nacionales... naturaleza en estado puro para disfrutar en la mejor compañía.

Agosto - Isla Mauricio

Al sur del océano Índico podréis encontrar este sueño hecho realidad llamado Isla Mauricio. Aunque su precio no sea demasiado asequible, su belleza y el buen trato que recibiréis como foráneos, justifican el viaje. Es destino top para una luna de miel si no queréis escatimar en lujos y vuestra idea es disfrutar de la playa, de la comida y estar en contacto con la naturaleza.

Septiembre - Croacia

Destino de moda entre los enamorados y entre todo aquel que quiera disfrutar del espíritu mediterráneo. Sin prisas planead una ruta en coche en la que no falten sus playas -muy parecidas a las de nuestra Costa Brava-, parques naturales con cascadas de infarto, pueblos medievales y, como a nosotros nos gusta, una buena selección de restaurantes slow food.

Si sois seriéfilos no olvidéis que Dubrovnik es la ubicación de rodaje de Desembarco del Rey de Juego de Tronos.

Octubre - Camboya

Este pequeño país fue hace unos siglos la capital del imperio que controló todo el sudeste asiático, por eso, aún conserva muchos de sus imponentes templos como recuerdo. Muchos recomiendan el país para un viaje mochilero, así que si sois unos novios aventureros, deberíais echar un vistazo a las múltiples opciones que ofrece.

Recordad que aunque el vuelo salga caro, Camboya es uno de los países más baratos de la zona, sin tener que envidiar nada a otros más visitados como Tailandia o Vietnam.

Noviembre - Finlandia

Cuando ya llega el invierno ¿por qué no recibirlo por todo lo alto? En Finlandia encontraréis un paisaje nevado pero también mucho sol, pues es uno de los países escandinavos donde menos llueve.

¿Algunos atractivos? Las visitas organizadas al pueblo de Papá Noel, las excursiones a la nieve, paseos en trineo con renos, las granjas de huskies y, lo más espectacular de todo, las salidas en moto de nieve en busca de auroras boreales.

Diciembre - Costa Este EE.UU.

Aunque las temperaturas no son las más agradables, vale la pena una visita a la gran manzana solo por vivir ese afán de espíritu navideño que inunda las calles.

No hace falta que os expliquemos los múltiples atractivos de Nueva York, pero sí que os podemos recomendar una ruta por el resto de la costa con paradas en Boston, Philadelphia, Washington y, si tenéis algo más de tiempo, ¿por qué no acabar en las concurridas playas de Miami?