Los vestidos de novia de esencia flamenca marcan tendencia en moda nupcial. Elegantes y sensuales, resultan muy favorecedores combinados con un peinado de boda sencillo o bien con un recogido o una melena suelta ligeramente ondulada, así como con un ramo de novia con flores de vivos colores. Si tienes previsto pasar por el altar en breve, te encantará la gran variedad de diseños de cortes impecables, maravillosas caídas y volantes de fantasía que no dejarán a nadie indiferente. ¡Descúbrelos y enamórate de sus detalles! 

Trajes de novia con duende

¿Qué distingue a este tipo de vestidos de vestidos de novia? Sus patrones súper femeninos y, sobre todo, la presencia de volantes y faralaes. Pero también se caracterizan por los encajes, los flecos, las flores y el volumen en las mangas. Tradicionalmente suelen ser vestidos de novia corte sirena que, al estar acompañados de cascadas de volantes y cola, desprenden esa magia especial que evoca a la de los tradicionales vestidos que llevan las mujeres en las ferias de Andalucía.

La elegancia de un corte original

No obstante, no todos los trajes de inspiración flamenca son del mismo estilo. Te sorprenderá la gran variedad de diseños, cortes y escotes existentes, que se adaptan sin problema a cualquier tipo de boda. Sean cuáles sean tus gustos y preferencias, lo tendrás fácil a la hora de encontrar el modelo de tus sueños, ya que se presentan bajo distintas apariencias: desde diseños sirena (la gran mayoría) hasta vestidos de novia de corte princesa, pasando por propuestas rectas y en A.

Y si lo tuyo son más los vestidos de novia sencillos pero no quieres renunciar a ese algo mágico y diferente que transmiten estos modelos, tranquila. También encontrarás patrones lisos, sobrios y discretos, en los que ese "toque flamenco" se presenta únicamente en las mangas o el escote, por ejemplo. Verás que el abanico de propuestas es de lo más amplio... ¡y que todas te seducirán por igual con su increíble movimiento y la feminidad que impregnan!

La magia del sur triunfa en las pasarelas internacionales

Los diseñadores de vestidos de novia aprecian la feminidad de los patrones flamencos y los reinterpretan de diversas maneras. Por lo general, suelen huir de los detalles excesivos, utilizando discretamente volantes flamencos en distintas zonas del traje, como en las faldas, las mangas, los tirantes o los puños. Asimismo, encontrarás tanto siluetas con grandes capas de volantes de tul, gasa o satén como capas de volantes más pequeños. Unos y otros se presentan en cascada o asimétricos, y se acompañan de toques vintage, bohemios o de lo más contemporáneos. ¿El resultado? Creaciones que se asemejan a los vestidos de flamenca o recrean su delicada esencia.

Los volantes, muy identificativos del estilo

Tanto si te gustan los genuinos trajes flamencos, con su bata de cola y sus faralaes, como si apuestas por un modelo sencillo y sin estridencias, los volantes son un must que no deberían faltar en tu estilismo si lo tuyo es el espíritu flamenco. Recuerda que, normalmente, en los cortes sirena los volantes suelen ser pequeños y confeccionados en tejidos como el crepé, el raso o el mikado, mientras que las siluetas princesa apuestan por volantes grandes, ya sea en forma de ondas o de cascada para que le den vuelo y densidad al diseño. A su vez, los vestidos de novia rectos se suelen acompañar de minivolantes de encaje a capas. Para un outfit muy actual, escoge un volante grande que que centralice todas las miradas y te regale ese duende andaluz, esa magia del sur.

¿Te atreves con un vestido de novia de aire flamenco? Está claro que si te encanta este estilo tan sensual, no debes renunciar a él. Con los complementos adecuados brillarás con más luz que nunca, sobre todo si te decantas por unos elegantes zapatos de novia de tacón alto, que estilizarán aún más tu figura. Y, por supuesto, es conveniente que tu pareja lleve en la solapa de su traje de novio un precioso prendido con la flor protagonista de tu ramo. Seguro que la magia os acompañará a los dos en el día más feliz de vuestra vida. ¡Enhorabuena!