Aunque vivían el uno al lado del otro, Patricia y Dani solo habían cruzado más que simples saludos con la mirada cuando se encontraban por el vecindario. No obstante, su historia no podía acabar ahí. Durante una noche de fiesta, en la que ambos coincidieron en el mismo pub, Dani aprovechó su encuentro con la joven en la salida del bar para charlar con ella... Una charla de la que, muy pronto, saltarían chispas de complicidad

Desde ese momento, su historia de amor cogió forma y se hizo invencible. Tras 17 años juntos, Patricia y Dani celebraban su amor con un "sí, quiero" inolvidable. Una hija en común fue el perfecto detonante para tomar esa decisión..., un paso del que jamás se arrepentirían.

Un "sí, quiero" entre jardines

El palacete de los jardines de Monforte (Valencia) fue el maravilloso lugar escogido por los jóvenes para celebrar su romántica cita. Del mismo modo, el hotel La Mozaira, situado en plena huerta de Alboraya (Valencia), fue el espacio que acogió el convite nupcial... Un lugar de absoluto ensueño con una exquisita y elegante decoración.

Los novios deseaban un enlace completamente íntimo. Y así fue. Un total de 22 personas fueron los únicos testigos del día más maravilloso de esta pareja, entre padres, hermanos, sobrinos y amigos más allegados. 

La boda se caracterizó por los imponentes naranjos que formaban el espacio de celebración, sus jardines repletos de flores y detalles románticos –tales como farolillos o un pozo– bajo una esencia puramente parisina

Mágicos

La novia deslumbró por completo en su gran día con un vestido fuera de la común. Luciendo sencilla y diferente, Patricia escogió un vestido en color champagne de tirantes anchos y falda de corte en A. Para rematar su precioso look, añadió un cinturón metálico dorado con flores de tela en tonos nude y zapatos de tacón bajo del mismo color. Como peinado, Patricia decidió dejar su pelo suelto con ligeras ondas y recogido en un lateral con dos flores de tela. Para rematar su vestuario nupcial, la novia llevó una preciosa estola de pelo sintético en tono visón y un ramo de orquídeas en tonos burdeos y dorado.

Por su parte, el novio apostó por un traje de chaqueta en color negro con camisa blanca y corbata gris. ¡Fantástico!

Diciembre les unió

Diciembre se convirtió en el mes de la pareja. El que vio nacer su amor, el que vio nacer a su primer bebé y el que vio su mágico e inolvidable "sí, quiero". Del mismo modo, el equipo fotográfico de Estudio Tandem fue un testigo importante para la pareja, pues se encargó de capturar cada imagen y guardarla en el recuerdo en forma de fotografías imborrables... Imágenes mágicas que no podréis dejar de ver.