Divertidos, naturales, aunque siempre elegantes y ¡hipsters! Tras varios años de relación, Marta y Marc decidían dar un paso más allá; escribir una página más en su historia dándose el "sí, quiero" en un enlace en el que lograron reflejar al detalle la autenticidad de ambas personalidades. Diferentes, pero absolutamente mágicas.

Un "sí, quiero" de estilo hipster

Para ello, la pareja escogió el precioso municipio de la Juneda, en Lleida, como escenario de su romántica celebración. Concretamente, Marta y Marc se decidieron por uno de los múltiples enclaves naturales que ofrece la zona: el Miravall, una masía típica catalana, que resultó ser perfecta para acoger el "sí, quiero" de una pareja tan especial. 

Guiándose por un juego de estilos hipster y vintage, que combinó a la perfección con la esencia natural y rústica propia del escenario, ambos enamorados concedieron especial protagonismo a los tonos tierra, que conjugaron con delicadeza con tonos más vivos como el azul, el verde y el granate. Del mismo modo, destacaron los detalles de madera natural y tintada de blanco, la presencia de palés, tela arpillera y vídreo de color, así como el protagonismo de varios detalles elaborados por los propios novios –como los conos de colores que Marta y Marc pusieron a disposición de los invitados con confeti para lanzar en su salida de la ceremonia–. 

Las flores en tonos vivos y la música formaron parte de varios rincones de la celebración, como los centros de mesa o el seating plan, creado a partir de varios discos de vinilo.

También destacó el coche con el que apareció la novia para hacer su entrada en la ceremonia. Por supuesto, el mismo con el que, ya casados, la pareja se fue de la mano; un vehículo de época ofrecido por Conducta Lleida.

Un look muy cuidado

La pareja cuidó al detalle su look.

Por un lado, la novia se decidió por un precioso vestido de estilo shabby chic de corte recto, escote redondo y manga corta, con pequeños detalles de encaje de Immaclé. Del mismo modo, Can Gessé fue el encargado de crear su ramo: un maravilloso bouquet XXL en tonos verdes, granates y amarillos, que dio un toque de color inigualable al look. Finalmente, la novia se decidió por un precioso semirrecogido trenzado, complementado con una bonita corona de flores –a juego con el ramo– y un maquillaje muy natural. ¡Un absoluto 10!

El novio, por su parte, apostó por un traje clásico de Señor en tonos grises, compuesto por chaqueta, chaleco y pajarita en azul marino, y una bonita camisa blanca. 

¡Un día inolvidable!

De esta gran día, en el que sin duda destacó cada elemento de la decoración por la magia de sus colores y por recrear a la perfección la belleza del estilo hipster y rústico, pudo ser testigo el equipo fotográfico de Laia Ylla Foto, así como Oh Happy Day como responsable de vídeo. A través de un trabajo de auténtica excelencia, en el que se logró captar cada mágico instante de la ceremonia y de la celebración, hoy vosotros también podéis ser testigos del día más mágico de Marta y Marc: su "sí, quiero" de ensueño y del que no debéis perder detalle.