Valerio Luna
Valerio Luna

Año tras año, la moda nupcial trae importantes variaciones. Por ejemplo, en lo que respecta al traje de la mujer protagonista del gran día, los vestidos de novia en total white se presentan con creaciones en tonalidades de lo más variadas o con ligeros toques de color en el cuerpo, el cinturón, los hombros, las mangas… Lo mismo ocurre con los vestidos de fiesta y con los de madrina que, lejos de quedarse atrás, se renuevan con propuestas más rompedoras y actuales, perfectas para mujeres del siglo XXI. ¿Quieres saber cómo triunfar en el "sí, quiero" de tu hijo? No te pierdas estos sencillos consejos de estilo... ¡Y conviértete en la madrina perfecta! Seguro que vas a estar increíble en la boda de tu hijo.

Un estilismo en consonancia con el de la novia

Manu García
Manu García

Con permiso de las damas y damitas de honor, vas a ser la segunda figura femenina más importante del día, por lo que todas las miradas también estarán puestas en ti. Para que se produzca una armonía total, lo ideal es que tu vestido de madrina vaya en consonancia con el estilo del enlace y, por supuesto, con el de tu nuera. Sin embargo, aún compartiendo estilos, tu traje no podrá hacer sombra al de la novia, pues recuerda que ella es la protagonista de la jornada. Descarta, pues, los modelos recargados, así como los de brillos excesivos y lentejuelas, y los que tengan escotes demasiado pronunciados. Deja que sea la esposa de tu hijo la que luzca un vestido de novia con escote en V, tipo deep-plunge, muy atrevido y a la moda, o bien uno corazón o barco, igual de sensuales.  

El largo de la falda

Madison Diseño
Madison Diseño

En este aspecto, la tuya será una posición privilegiada, pues incluso si el enlace es de mañana podrás seleccionar un vestido de fiesta largo, si así lo deseas. Y serás la única que pueda lucirlo, pues atendiendo a lo que dicta el protocolo, el resto de invitadas a la boda deberá llevar vestidos de fiesta cortos. ¿No quieres ir de largo pero no tienes claro hasta dónde debe llegar la falda del vestido? Hasta hace poco, caso todos los modelos disponibles para madrinas acababan por debajo de las rodillas. Sin embargo, ahora también encontrarás propuestas que las dejan a la vista. ¡Las modas evolucionan!

Cortes discretos para una mayor elegancia

Hannibal Laguna Atelier
Hannibal Laguna Atelier

La discreción debe ser la tónica dominante en tu estilismo, por lo que la máxima "menos es más" se convertirá en tu mejor aliada. Pero eso no significa que debas renunciar a ser tú misma en una fecha tan importante. Al contrario. Así, podrás decantarte tanto por diseños de corte sirena como por modelos princesa, siluetas imperio, cortes en A... Escoge el traje que mejor destaque tu silueta y con el que te sientas más tú misma. ¡Seguro que causarás sensación con un elegante y glamuroso vestido que refleje a la perfección tu personalidad!

En cuanto al tema de las mangas y, si bien el protocolo establece que los brazos de la madrina no deberían quedar al descubierto, cada vez son más los diseñadores que rompen con esta norma y apuestan por la manga francesa, la manga corta o, incluso, por prescindir por completo de ella. En estos casos, no obstante, se recomienda acompañar el conjunto de un bolero o un blazer.

Del mismo modo, y siguiendo las últimas tendencias nupciales, verás que hay modelos que incluyen plumas, volantes, lazos XL, elementos en 3D, largos desiguales... ¡Propuestas para mujeres actuales y de personalidades muy diversas!

Para gustos, colores

Angela by Valerio Luna
Angela by Valerio Luna

Como el resto de invitadas al enlace, la madrina no podrá vestir de blanco. De igual modo, no conviene que luzca un modelo negro. Pero no hay restricciones en cuanto al resto de tonalidades, así que decántate por la que más te favorezca dependiendo de tu tono de piel y del color del pelo. Los vestidos de fiesta rojos son un clásico infalible –también en el caso de la madrina–, al igual que el azul, el verde, el salmón, el rosa, el lavanda, el marfil, los tierras… Cualquiera de ellos será una apuesta segura. Y, por supuesto, aparte de un diseño liso, también podrás lucir un traje con bordados o estampados florales, encajes geométricos, motivos naturales… ¡Tú decides!

¿Adornos para el pelo?

María Salas
María Salas

El día de la boda querrás sentirte tú misma, así que la decisión de ponerte o no algo en la cabeza dependerá solo de ti. Así, estarás igual de fantástica apostando por una estética fresca y natural que deje tu melena suelta que por una más distinguida y elegante, con sombrero o pamela. ¡Recuerda además que este accesorio solo se lleva en bodas de mañana! Y que, si te ciñes al protocolo, no podrás quitártelo hasta que termine la celebración. Otra opción igual de válida son los tocados que encontrarás en una amplia opción de diseños.

¿Y qué hay de las mantillas, ese complemento tan español? Por lo general, se suele combinar con un vestido liso. Respecto al color, existe bastante debate sobre ello y la tradición se ha ido actualizando. En un principio, las madrinas solteras tenían que llevar una mantilla blanca y las casadas, negra. No obstante, en pleno siglo XXI, la norma es que puedes llevar la mantilla del color que quieras, incluso acorde a tu precioso vestido. Del mismo modo, y aunque hace años las madrinas permanecían con ellas hasta el final de la boda, hoy en día se las suelen retirar tras la ceremonia y las fotos.

¿Qué hay de los zapatos y del resto de complementos?

Esthefan
Esthefan

El zapato escogido tiene que ser de tacón obligatoriamente, aunque la altura del mismo dependerá del que te haga sentir más cómoda. Triunfa sabiendo que, además del calzado plano, tampoco están permitidas las plataformas ni las cuñas. Y recuerda: ¡el éxito de tu outfit se mide de la cabeza a los pies! Respecto al bolso, apuesta un modelo de mano pequeño, de ceremonia, como el tipo sobre o clutch. Y no lo escojas del mismo color que los zapatos, pues ya no se lleva. En cuanto a las joyas, deben ser discretas y nunca excesivas.

Aunque no hayas recibido una invitación de boda, pues la pareja te hizo partícipe de su intención de casarse en una gran fiesta familiar, se trata de una celebración muy especial y, dependiendo del número de hijos que tengas, de un acontecimiento único en la vida. Así que selecciona con mimo tu estilismo y, si lo necesitan, ayuda a los prometidos con los preparativos del enlace, como a la hora de recoger los detalles de boda para todos los invitados. ¡Felicidades madrina!