Bastian y Lydia se conocieron en un evento de Facebook, al que ella acudió obligada por una amiga –que fue toda una Celestina– y allí encontró al amor de su vida... aunque tardó en saberlo. Bastian se enamoró de ella nada más verla. En cambio, Lydia, tímida e introvertida, tenía las puertas cerradas al amor. Así que él se vio obligado a utilizar todas sus armas de seducción para llegarle al corazón, mientras que ella, poco a poco, fue abriendo paso y dejándose llevar hasta que su corazón volvió a latir unos años después. Y así empezó una bonita relación sentimental, que el día que cumplió cuatro años lo celebró con compromiso: Bastian creó un pasillo con notas románticas que conducía a un montaje con velas donde ponía "Will you marry me?". Además, se arrodilló como un caballero y, de nuevo, le robó el corazón a la mujer de sus sueños. ¡Viva el amor!

Naturalidad, sencillez y ausencia de protocolos

Ocho meses después de prometerse, esta pareja selló su amor en Cortal Gran (Sant Pere Pescador, Gerona). La opción perfecta considerando los verdes y frondosos jardines en contraste con la elegancia y el estilo medieval del castillo, con un paisaje alejado de cualquier núcleo urbano. En definitiva: un enclave tranquilo, armónico e ideal para llevar a cabo un "sí, quiero" totalmente íntimo.

La ceremonia civil fue el rasgo más distintivo del día B de esta pareja. Pues, mezclando la belleza natural del entorno con una decoración exquisita –de la mano de un sofá chester con capitoné en verde mint, una cortina de macramé, alfombras entre miles de hojas, una mesa vintage, arreglos florales junto con botellas de vidrio, y macetas con plantas crasas en los extremos del pasillo entre sillas tipo tijera–, todos los presentes sucumbieron desde el primer momento. Pero la máxima emoción llegó cuando un águila harrys trajo las alianzas, así como cuando las bombas de humo de colores envolvieron a los novios ya convertidos en marido y mujer.

Y una vez terminada la ceremonia, llegó la celebración con aperitivo, banquete y baile. Una fiesta que esta pareja preparó con dedicación y mimo, con la intención de que todos sus seres queridos se sintieran como en casa en todo momento. Por eso, ellos mismos fueron quienes sirvieron el pastel, por ejemplo. ¿A destacar? El encanto indiscutible de la decoración de las mesas, el photocall, la mesa de firmas con fotos colgadas y, por descontado, el primer baile como recién casados mientras amigos y familiares sostenían bengalas. ¡Brillante!

¡Estilo indiscutible!

Lydia siempre quiso ser una novia boho y, por ello, confió en una de las firmas bohemias de referencia. YolanCris se encargó de la confección de su vestido: un modelo repleto de encajes, de corte sirena, con cola, manga larga y cuello redondo tipo caja. Y tan especial fue su outfit como sus complementos y su apuesta beauty: los accesorios fetiche fueron unas cuñas de esparto de la misma marca que el vestido, una cazadora de cuero negra que dejaba los hombros al descubierto y un discreto bouquet de paniculata y anémonas. Asimismo, optó por lucir su melena larga con ondas sutiles y rematarla con una vistosa corona de flores de estilo bucólico, de Hip&love - Coronas de flores y tocados, y un maquillaje sutil que centraba toda la atención en el rojo de los labios –a juego con el esmalte de las uñas–. Sin duda, el trabajo de peluquería y make up de Princesas de Paloma Barba consiguió total armonía con el atuendo.

Bastian, algo más conservador, se decidió por un traje azul marino, cinturón de piel y pajarita de Antony Morato. Lo conjuntó con una camisa azul claro de Jack&Jones y con un prendido en la solapa, también obra de Hip&love. 

Un recuerdo atesorado

Para que todos los detalles y momentos fueran inmortalizados para siempre, estos enamorados contrataron a Cassú Fotògraf como testigo y fotógrafo de su día B. Las instantáneas que conforman el álbum de boda de Lydia y Bastian reflejan la personalidad de sus protagonistas, así como la esencia de su singular unión en matrimonio. Un recuerdo único para revivir cada instante de un día más que especial, que permanecerá impasible en la memoria de estos novios y sus invitados. ¡No os perdáis la selección de fotos y descubrid la magia de su gran día!