Bodas

Cómo implicar al novio en los preparativos de la boda

Muchas novias se desesperan cuando su prometido no colabora en los preparativos de la boda. Por eso estamos aquí, para daros algunos consejos y conseguir que eso cambie.

Muchos hombres creen que su trabajo en cuanto a la boda se refiere, termina cuando te pide matrimonio y te coloca el precioso anillo de pedida que tanto le ha costado elegir. Pero, la realidad no debe ser así. Si quieres conseguir que él colabore en la organización y tú no sentirte tan sola en este largo y trabajoso proceso de los preparativos, toma nota de estos consejos:

Habla con él

Y decimos hablar, no gritar y soltar la frustración que posiblemente sientas en esos momentos. Explícale de forma calmada lo importante que es para ti que en esto estéis los dos juntos y que se implique para que salga perfecto y sea vuestra boda, de los dos de verdad.

Si tu chico es un hueso duro de roer y es difícil sacarle una opinión referente a los detalles, haz una lista de las cosas que para ti son vitales y en las que necesitas que él se implique de alguna forma. Habla con él tranquilamente, cuéntale cómo te sientes respecto a esas cosas y dile lo importante que es su opinión. El lugar, el fotógrafo, las canciones importantes que sonarán ese día, los padrinos y testigos... No será un esfuerzo terrible y le ayudarán sentirse parte de los preparativos.

Buscad su punto fuerte

Puede que no sea un gran amante de los detalles y las flores, o puede que no distinga la sutil diferencia entre los colores mint y aguamarina pero seguro que tiene un criterio y eso es lo que debes confluir de él. Haz una preselección de distintas cosas y presentárselas para tomar esas decisiones finales juntos. Tal vez el ir al grano en lugar de perderse en cientos de posibilidades, le aturulle menos.

¿Hay algo que le guste mucho o que se le dé bien? Puede que sea un sibarita de la comida, un amante de la música o se le dé bien el diseño gráfico. Proponle que se encargue de seleccionar el restaurante o el catering, el Dj o de diseñar la papelería y luego termináis de concretar los dos juntos. Participando con algo que le guste, la motivación vendrá sola.

¿Y si se siente muy presionado?

A veces no toda la culpa es de ellos y somos nosotras las que nos emocionamos demasiado y no nos paramos a escuchar. Si siente que sus opiniones no son valoradas se alejará cada vez más de los preparativos y a la vez perderá la ilusión de que el día D sea vuestro y no sólo tuyo.

Otros artículos que te pueden interesar