Las bodas en primavera suelen ser muy románticas. No pueden faltar las flores ni los colores alegres como el amarillo o el naranja, o más suaves como el rosa o el malva. Añadid un toque de verde para aportar frescura a la decoración.

Hoy te damos algunas ideas para que vuestra boda sea lo más primaveral posible.

  • Aprovechad el buen tiempo y celebrar vuestra boda al aire libre. Si la ceremonia es civil podéis casaros en un jardín o en el campo, bajo un gran árbol, rodeados de vegetación. Y si la boda es religiosa podéis celebrar el convite en los jardines de una bonita finca. Aseguraros de tener un plan B por si la lluvia aparece como invitada sorpresa.
  • Realizad una suelta de mariposas. Ya sea durante la ceremonia, si es al aire libre, o en el aperitivo, el resultado es increíble.
  • Las flores no pueden faltar en vuestra boda. Inundadlo todo de flores: las invitaciones, la ceremonia, el banquete y hasta la tarta de bodas. Preparad cucuruchos con pétalos de flores, elegid un ramo bonito y frondoso, y sustituid el velo o el tocado por una corona de flores.
  • Utilizad tonos como el rosa, el malva o el amarillo para decorar y vestir las mesas del banquete. Y sustituid los números de las mesas por nombres o fotografías de flores.
  • Regalad a vuestros invitados pequeñas plantitas aromáticas en macetas, como hierbabuena, manzanilla, orégano o albahaca. O si lo preferís podéis regalarles semillas, pequeñas mermeladas o tarritos de miel.