Luna de miel o viaje a la isla de Man, castillo de Peel

Es más que probable que hayáis oído hablar de la carrera de motos de la Isla de Man, ¿verdad? Pero, aunque la popular carrera en la isla de Man haya hecho que mucha gente la conozca, lo cierto es que la isla ofrece muchas más atracciones a los viajeros, ya sea para vivir unos días de descanso y desconexión en pareja o bien para disfrutar íntegra o parcialmente de la luna de miel. Pero antes de empezar, ¿dónde está la isla de Man y qué posibilidades ofrece?

¿Dónde se encuentra ubicada la isla de Man?

Luna de miel o viaje a la isla de Man, Douglas, faro

Si nunca habíais oído hablar de ella es muy probable que os estéis preguntando dónde queda la isla de Man. Pues la isla de Man se esconde en el mar de Irlanda –a poco más de 130 km de Liverpool– y, aunque depende de la Corona británica, no pertenece ni al Reino Unido ni a la Unión Europea. Tierra de vikingos y celtas, es un destino mágico, en el que perduran viejos ritos de antiguas religiones. Si queréis pasar unos días disfrutando de mitos y leyendas, de una naturaleza exuberante y hacer un viaje en el tiempo, la isla de Man es una buena opción para vivir una luna de miel diferente. Un destino que os enamorará por su especial embrujo. ¡No os perdáis estas 7 románticas propuestas para disfrutar de vuestro viaje de novios!

1. Saludar a las hadas

Luna de miel o viaje a la isla de Man, puente de las hadas o Fairy Bridge

Un rito iniciático para todos los que visitan la isla consiste en saludar a las hadas nada más llegar. Las hadas de Man siempre se muestran amables con los humanos y suelen manifestarse poco antes de una tempestad o avisando a los pescadores de los peligros que corren. Al pisar la isla de Man debéis cruzar The Fairy Bridge o Puente de las Hadas, en la carretera de Douglas a Castletown, donde según cuenta la leyenda habitan estos seres misteriosos. Cuando lo atraveséis hay que saludarlas diciendo en gaélico "Moghrey mie/fastyr mie Mooinjer Veggey" o en inglés "Good morning/good afternoon Little People", dependiendo de la hora. No hacerlo es de mala educación y además... ¡trae mala suerte! Si os gusta la idea, debéis saber que en la isla de Man hay dos Puentes de las Hadas. El antiguo se encuentra situado en una arboleda, entre Ballasalla y Newton.

2. Disfrutar de la bahía de Douglas

Luna de miel o viaje a la isla de Man, Douglas, Torre del Refugio

Douglas, la capital de la isla, se extiende en una esplendorosa bahía. Vale la pena recorrer sus calles, visitar su original estación de ferrocarril, dar una vuelta por el paseo marítimo con sus mansiones blancas y llegar a su encantador embarcadero, un lugar perfecto para tomar algo, admirar las vistas y contemplar la bahía con su rompeolas iluminada de noche. Imprescindible también contemplar la Torre del Refugio. ¡Y llegaros hasta el faro de Douglas en la isla de Man!

3. Pasear en coche de caballos y tren de vapor

Luna de miel o viaje a la isla de Man, tren de vapor

Vuestra luna de miel va a ser un viaje en el tiempo. Y es que en la isla de Man algunas tradiciones no han cambiado en siglos. Seguramente es uno de los pocos lugares de Europa donde todavía se utiliza el transporte con caballos. Lo podréis comprobar en las calles de las ciudades y pueblecitos con sus originales furgonetas y tranvías tirados por caballos. El Douglas Bay Horse Tramway es un tranvía con caballos que recorre la costa de Douglas. Funciona desde mediados del siglo XIX, sale desde el muelle de Victoria y es ideal para dar una vuelta, situarse y admirar tranquilamente el lugar. ¿Más cosas? La mayoría de los trenes de la isla son de vapor, como el que conecta Douglas con Erin. Construido en 1873, todavía usa el motor original. ¿Más opciones? El tranvía eléctrico que viaja hasta el punto más alto de la isla con vistas impresionantes. ¡Increíble!

4. Descubrir el corazón de Port Erin

Luna de miel o viaje a la isla de Man, Port Erin, Torre de Milner

Las vistas desde Port Erin, un pueblecito en una gran bahía rodeada de colinas, son de las más bellas de la isla de Man. No os perdáis la pintoresca playa rodeada por los acantilados de Bradda Head. Es de suave arena blanca y dorada y pone a vuestra disposición kayaks para conocer la costa. Orientada al oeste tiene impresionantes puestas de sol, vistas a la costa irlandesa y a las montañas de Mourne en la lejanía. Disfrutad dando un paseo hasta la Torre de Milner para ver la grandeza de las formaciones rocosas que rodean a Port Erin. Desde aquí también podéis hacer una ruta hacia el norte hasta la hermosa bahía de Fleshwick.

5. Vivir el encanto vikingo de Peel

Luna de miel o viaje a la isla de Man, Peel, Castillo de Peel en la isla de St. Patrick

La ciudad de Peel, situada en el centro-oeste de la isla, os deslumbrará por su precioso puerto pesquero, sus dos playas maravillosas, su casco antiguo y su paseo marítimo donde podréis degustar el Davidson, el famoso helado local. Esta población fue el punto de entrada de los vikingos. El castillo de Peel se encuentra en la isla de San Patrick y tiene unas fantásticas vistas panorámicas sobre la playa y las ensenadas. Junto al castillo descubriréis un discreto caminito que sube a una colina desde la que podréis contemplar preciosos atardeceres.

6. Explorar los rincones secretos de la costa sur

Luna de miel o viaje a la isla de Man, Castletown, castillo Rushen

Aprovechad un día despejado y viajad a la costa sur, repleta de contrastes. Perdeos en Cregneash, un pueblo-museo, y en los acantilados tras Mull Hill, con vistas a Calf of Man, un islote salpicado de románticos faros y muy rico en fauna, como focas, delfines y tiburones peregrinos. Relativamente cerca está también el castillo Rushen, situado en Castletown, la capital histórica de Man, una de las fortalezas medievales mejor conservadas de toda Europa.

7. Contemplar unas vistas panorámicas inigualables

Luna de miel o viaje a la isla de Man, Snaefell

Desde Snaefell, la única montaña de la isla y el punto más alto de la misma, se ve Irlanda, Inglaterra, Escocia y Gales. Y desde allí donde también se pueden contemplar las estrellas en una noche despejada o coloristas auroras boreales.

¿Preparados para enamoraros de este destino enigmático? Seguro que con estas 7 cosas que ver y hacer en la Isla de Man durante vuestra (maravillosa) luna de miel disfrutaréis de lo lindo y seréis muy felices. ¡Y no es para menos! En cuanto os deis el "sí, quiero" comenzará la cuenta atrás para el viaje más mágico de vuestra vida. Seguro que la isla de Man os seducirá por completo desde el primer momento. ¡Disfrutad de una luna de miel maravillosa!