Después de años de complicidad, Luis y Laura comenzaron una bonita historia de amor. Felices como el primer día, segundo a segundo, esta pareja de jóvenes construyó la familia que tanto había deseado. Con dos hijos maravillosos, el número dos pasó a un segundo plano y el cuatro surgió acompañado de un sentimiento indescriptible.

Ambos sabían que querían darse el "sí, quiero" y soñaban con una celebración única y personal. Así que decidieron esperar a que llegara el momento preciso para cumplir con todo ello... Y, por fin, llegó.

Sencillez y personalidad

Alcalá de Henares (Madrid) –y más concretamente La Vega del Henares– fue el lugar escogido por la pareja para darse el "sí, quiero". Los novios eligieron un lugar pintoresco y dentro de un entorno natural único; el marco ideal para la celebración de un enlace muy especial.  

El banquete se compuso de un cóctel y una comida bufé en el jardín de la misma finca. Además, Luis y Laura quisieron alejarse de protocolos, de forma que los invitados decidían si sentarse durante la comida o bien disfrutar de ella estando de pie. Lo hicieron con el fin de poder disfrutar de sus seres más queridos y, a la vez, para poder estar todos con todos con total libertad... Algo que llenó la celebración de momentos únicos y muy divertidos, ¡y de un sinfín de bailes improvisados!

En cuanto a decoración, los novios vistieron su escenario con colores vivos –rojos, amarillos y azules, en su mayoría– y con detalles caracterizados por sus pinceladas rústicas. La pareja se sirvió de palés para crear los rincones más románticos del enlace, elaborados completamente de forma artesanal.

Además, Luis y Laura quisieron obsequiar a sus invitados con un regalo poco común: unas tarjetas solidarias de la Fundación Aladina que fueron muy bien recibidas.

Novios con magia

Laura apostó por un vestido sencillo y fluido, con escote en V y detalles de encaje. Unos tacones de Ángel Alarcón le dieron un toque chic a su outfit nupcial, que acompañó con un recogido romántico y un ramo repleto de color.

Por su parte, Luis escogió un pantalón oscuro, camisa blanca, chaleco, corbata colorada –a juego con el ramo de la novia– y unas zapatillas Mustang.

De este mágico día fue testigo el equipo fotográfico de Roberto Sotodosos. Gracias a su trabajo, la felicidad vivida durante el "sí, quiero" de Luis y Laura se reflejó en cada imagen. Un recuerdo único que hará soñar a cualquiera con ese magnífico día... ¡Descubridlo!