Brindis el día de la boda

Es vuestro gran día y queréis que todos los presentes lo pasen en grande y se lleven el mejor de los recuerdos del enlace. Por eso habéis elegido con mimo las canciones para bodas que sonarán en los diferentes momentos del día B y, muy especialmente, durante la fiesta nupcial. En la pista de baile y hasta altas horas, vuestros seres queridos querrán darlo todo. Sin embargo, debéis pensar que fiesta, alcohol y conducción no son buenos amigos, y que asegurar que los invitados lleguen bien a casa es, de alguna manera, vuestra responsabilidad.

Por ello, durante los preparativos del enlace es necesario que analicéis el tema del desplazamiento y si es preciso contratar un servicio de transporte para asegurar que, hayan bebido de más o de menos, los invitados lleguen a sus casas sin problema. De este modo, además, os aseguráis de que todos podréis disfrutar por igual del "sí, quiero", con la mente libre de preocupaciones.

Autobús de llegada y recogida

Autocar para los invitados el día de la boda
Torres Bus

¿Habéis pensado en contratar uno o varios autocares para los desplazamientos? Si vais a celebrar vuestro gran día en algún espacio alejado del casco urbano o del lugar de residencia habitual de la mayoría de invitados, será una excelente elección, pues los presentes que lo deseen podrán despreocuparse de todo y centrarse solo en divertirse, sin la responsabilidad de tener que conducir después. Además, de esta manera, os aseguráis que nadie se sentirá tentado de sacar las llaves de su coche y ponerse al volante cuando termine la noche y con unas copas de más encima.

Este tipo de transporte para vuestros seres queridos suele incluir un viaje de ida y vuelta, o bien el viaje de ida y dos o tres servicios de vuelta a distintas horas. Todo dependerá de la cantidad de invitados que tengáis, de sus edades y del presupuesto con el que contéis para esta partida del enlace. Lo que es seguro es que resultará muy cómodo para todos los presentes. Y muy seguro, por lo que, sin duda, será un dinero bien invertido.

El taxi, un clásico que nunca falla

Invitado parando un taxi el día de la boda

Si, por el contrario, vuestro paso por el altar tendrá lugar en un espacio bien comunicado, como un centro urbano o una localidad de costa o interior, una excelente manera de que vuestros familiares y amigos no cojan el coche después de haber sido generosos con las copas es asegurarse de que tengan taxis a su disposición. Para los invitados que no dispongan de las diferentes apps que permiten contratar este tipo de servicios, podréis dejar tarjetas con el número de teléfono del taxi local en los baños, en la zona de la barra libre o bien en el espacio de bienvenida. ¡Resultará una idea de lo más útil!

¿Más aspectos que merece la pena tener en cuenta? ¡Sí! Para aseguraros que todos aquellos que cojan un taxi sepan dar la dirección correcta de sus domicilios, podéis crear una especie de tarjetas de identificación en la que los invitados pongan su nombre, su calle y número, y un teléfono de emergencia. Incluid en las tarjetas alguna frase graciosa del tipo, "No estoy tan borracho/a como parece". "Mis hijos/padres/novio/novia te recompensarán si me llevas a esta dirección". Si además incluyen un clip o una banda, será muy fácil engancharlas en la solapa de la americana, del bolso o bien colgarlas del cuello. Las damas de honor o los best men se pueden encargar de repartirlas antes de que empiece la celebración. También podéis dejarlas en las mesas para que vuestros seres queridos las encuentren al sentarse.

Kit de recuperación para personas ebrias

Kit antiresaca para los invitados el día de la boda
Carlos Glez. Fotógrafo

SI queréis ser prácticos, una idea genial pasa por regalar un "kit antiresaca" que, entre otros, debería incluir una pastilla para el dolor de cabeza, una toallita refrescante, un pequeño snack por si ataca el hambre después de la borrachera y un chicle o caramelo de menta para combatir el mal aliento. Dejad volar vuestra imaginación y componed el kit de emergencia perfecto para personas ebrias. ¿Cómo repartirlos? Dejadlos sobre el plato de cada invitado en el banquete nupcial o bien colocadlos en cestos una vez comience el baile y que cada uno se sirva si lo necesita.

Con humor y un poco de previsión seguro que podréis garantizar que los invitados con algunas copas de más lleguen a casa en perfectas condiciones. Es posible que los peinados de boda no resistan hasta las seis de la mañana en perfectas condiciones, pero será señal de que todo el mundo se lo ha pasado muy bien y ha disfrutado de lo lindo. Y esa debe ser la meta: ¡hacer de vuestra boda el día más feliz de vuestra vida! Para eso, nada mejor que un final feliz con todos los invitados de vuelta en casa sanos y salvos.