*Artículo cedido por Marcos Sánchez Fotografía

 

El sitio elegido para celebrar la boda es muy importante, va a ser el entorno en el que transcurra gran parte del día y será el marco de vuestros recuerdos de la boda. A la hora de la elección de una finca o restaurante, la comida no debería ser el único factor a tener en cuenta además de la disponibilidad, ya que el sitio es el que marcará la diferencia y hará que vuestra boda sea una preciosa 'estéticamente' hablando.

Como fotógrafo, el sitio para mí es lo que más influye en el resultado final del reportaje. Es el fondo sobre el que ocurre la historia. Y cuando el sitio es idóneo, hace que la historia se convierta en algo especial. Cuando una finca no ayuda hay que esconderla, cuando es perfecta ofrece la posibilidad de hacer mejores fotos, que al fin y al cabo son el recuerdo que quedará de vuestra boda para el futuro.

 

 

Cuando hablo de una finca o restaurante perfecto, no me refiero a que sea 'bonita', que eso varía según los gustos, sino a una serie de factores que casi ninguna pareja tiene en cuenta (al fin y al cabo no sois fotógrafos) y que serán claves en el resultado final. Hoy os voy a hablar del más importante de todos: la luz.

La luz es lo que compone una fotografía. Sin luz no se pueden hacer fotos! Así que lo primordial es que haya buena luz durante toda la boda. Y no hay mejor luz que la luz natural. Si os vais a vestir allí, que la habitación tenga ventanas grandes y no sea oscura. Si es una ceremonia civil, intentad que sea al aire libre, teniendo en cuenta la hora de la puesta del sol, para celebrarla al atardecer, que la luz es más suave y más bonita al adquirir tonos dorados.



De igual forma las fotos de los novios y el cóctel quedarán mejor si son al aire libre y todavía hay luz de sol. El banquete, ya sea comida o cena, suele ser dentro de un salón o carpa. Fijaos que haya buena iluminación y si es comida, que tenga ventanales para que entre la luz del día. Si es al aire libre, es importante que haya todas las mesas estén iluminadas. Las guirnaldas con bombillas de feria son una buena opción para tener buena luz y que queda genial.

Y por último el baile. El baile siempre es a oscuras, pero está muy bien que haya luces de fiesta distribuidas por toda la pista, no sólo junto a la mesa del DJ. Así se creará un ambiente mucho más atractivo, con focos de color por toda la pista.

La luz es el factor decisivo en el resultado de una fotografía, así que si lo tenéis en cuenta seguro que vuestro fotógrafo lo sabrá aprovechar y tendréis un reportaje maravilloso.