José Luís Santos

 

Las relaciones hay que cultivarlas y dedicarles tiempo y cuidados como a una planta, para que crezcan fuertes y sanas. Cuando llevamos mucho tiempo con nuestra pareja tendemos a acomodarnos y descuidar los pequeños detalles que hacen que la chispa no se apague nunca. Por eso aquí tenéis las claves que harán que vuestro matrimonio siga tan enamorado como el primer día durante muchos, muchos años:

  • Un detalle a veces basta para sacarte una sonrisa y alegrarte el día. Déjale una nota donde sepas que puede verla, ve a buscarle al trabajo por sorpresa para ir a tomar algo juntos o a cenar... o sorpréndele con una noche de cine en casa viendo la película que más le gusta.
  • Abrazaos y besaos a menudo, sin razón ni motivo. Dedicaos momentos el uno al otro sin que el mundo importe y miraos a los ojos, acariciaos y no dejéis de encontrar el momento para hacerlo.
  • Si hay alguna actividad que solíais hacer juntos y os encantaba pero que habéis dejado de hacer por lo que sea, poned día y hora para que no haya excusas y volved a hacerlo.
  • Salid a pasear cogidos de la mano como cuando érais novios. Charlad y contemplad el paisaje sin más y disfrutad del contacto de vuestras manos y de vuestra mutua compañía.
 
 
  • Recordad lo que sentíais cuando empezábais a salir, habías quedado y cada uno esperaba nervioso la llegada del otro. Espérale con esa misma emoción cuando llegues casa y verás cómo cambia el recibimiento.
  • No dejéis de salir con vuestros amigos de siempre y de tener esa parcela privada. Quedar con gente distinta, hablar de mil cosas que no están en vuestro día a día y reír y divertirse en un escenario diferente hará que cuando os encontréis de nuevo tengáis más ganas el uno del otro.
  • No dejéis de mimar y cuidar vuestro aspecto, de ser coquetos e intentar gustar al otro. Nada de caer en el "si me ve todos los días y ya estamos casados...". Además es una forma de seguir queriéndose uno mismo.
  • Cómprale un detalle que le pueda hacer feliz. Un ramo de flores, unos bombones, una botella de su vino preferido... Todo vale.
 
Tilaq Estudio
 
  • Siempre que tu pareja haga algo por ti, algo que te gusta y te ha hecho sentir bien, dale las gracias, y no hace falta que sea de palabra. Un beso será la mejor muestra de agradecimiento. Aunque parezca una tontería, eso anima a seguir haciendo ese tipo de cosas.
  • Reservad un rato para vosotros solos cada semana y tiraos en el sofá a ver una película o una de vuestras series preferidas abrazados y relajados.
  • Al empezar con alguien todos nos hemos mandado mensajes románticos y edulcorados de esos que tanto gustan. Volved a hacerlo aunque sea de vez en cuando y las emociones del principio renacerán.
  • Busca alguna forma original de expresar tu amor, desde dibujar un corazón en la comida a un mensaje en el salvapantallas del ordenador. Y por supuesto nunca dejes de decir el tradicional "te quiero".
  • Volved a tener citas de esas en las he te arreglas especialmente para la otra persona y sales a comer o cenar y nadie puede quitarte la sonrisa de la cara.
  • Una vez a la semana o cada cierto tiempo concedeos un deseo el uno al otro o turnaos para que cada vez sea uno. La emoción de no saber lo que te van a pedir es la misma que la de saber que te lo van a conceder.
  • Las escapadas románticas son un must. No hace falta más que un fin de semana de vez en cuando para desconectar, alejarse y ver las cosas desde otro punto de vista, retomar contacto el uno con el otro y hacer cosas que os gusten sin que el tiempo importe para nada.

 

Buenavista & Co