Bodas

Los mejores consejos para adaptarse a vivir juntos

La mayoría de las parejas no espera a casarse para vivir juntas, sino que prefiere convivir un tiempo antes de dar el gran paso. Sea cual sea el momento, es importante adaptarse a los cambios que implica compartir vivienda. ¡Atentos a estos consejos!

Pareja joven de mudanza en su nueva casa

Pareja joven de mudanza en su nueva casa

Cada vez es más frecuente que las parejas se vayan a vivir juntas antes de casarse. De hecho, los datos hablan por sí solos, pues, según recoge el Libro imprescindible de las bodas, publicado por Bodas.net en colaboración con Google y ESADE, "el 88,6% de los contrayentes ya vivían juntos antes de la celebración de la boda1". Aunque, de hecho, el momento de hacerlo es lo de menos. Lo que de verdad importa es que esta decisión representa un cambio radical en vuestra relación de pareja, tanto si aún vivíais con vuestros padres como si ya os habíais independizado uno o los dos. Y es que, como casi todo, vivir en pareja requiere de un aprendizaje. Atentos pues a estos consejos... ¡y qué triunfe el amor!

Aprender a vivir juntos

Pareja joven y sonriente en su casa

Cuando una pareja empieza a vivir junta tiene que adaptarse en muchos sentidos, desde decidir quién hace la colada hasta cómo se comparten los gastos o quién baja la basura, por ejemplo. Y aunque la convivencia no siempre es fácil, todo puede resolverse con tres "ingredientes" esenciales: confianza, amor y comunicación. La confianza es fundamental en cualquier relación, pero sobre todo al compartir vivienda. El amor es lo que sostiene el edificio de la convivencia y la comunicación es necesaria para ir resolviendo los conflictos que puedan surgir en el día a día.

Máxima comunicación

Pareja joven en la cocina de su casa haciendo pizza

Antes de empezar a vivir juntos, es importante que habléis abiertamente sobre lo que esperáis de la convivencia. Del mismo modo, deberéis definir lo máximo posible algunos temas del día a día, como que ocurre si uno es vegetariano y el otro no. ¿Cómo organizaréis la cocina? Aunque parezcan temas menores, si los pensáis y acordáis de entrada, todo será más fácil. Del mismo modo, ser sinceros y respetuosos entre vosotros os ayudará a salvar los (posibles) obstáculos que puedan ir apareciendo. Y antes que callaros las cosas y explotar más tarde, lo mejor es tratar de hablar las cosas en el momento y de forma tranquila.

Tomar decisiones conjuntas y aprender a ceder al 50%

Pareja joven y sonriente mirando tablet en su casa

Vivir juntos es mucho más que despertarse juntos todos los días. Implica tomar muchas decisiones de común acuerdo, saberse escuchar, no querer tener siempre la razón... Tener que llegar a acuerdos en el día a día os enriquecerá y os hará más tolerantes. Algo que os resultará muy útil cuando estéis organizando vuestra boda. Pero atención: no siempre debe "ganar" el mismo. La balanza tiene que estar bien nivelada para que la relación fluya. La armonía familiar es vital para el éxito de la convivencia.

Serenidad, paciencia y respeto

Pareja joven en la cocina de su dúplex

Aunque ya llevéis un tiempo de relación, el "vamos a vivir juntos" requiere de un proceso de adaptación y aprendizaje por ambas partes. Y, en este sentido, mantener la serenidad en momentos de conflicto y respetar siempre el punto de vista del otro –aunque no se comparta–, resultan determinantes. Además, ya no se trata de pensar solamente en lo que le gusta a uno, sino a los dos. Hay que acostumbrarse y aprender a pensar en plural.

Conservar la independencia

Chica joven leyendo en la playa

Y aunque ya practiquéis el arte de vivir juntos, no olvidéis reservar un espacio propio para vosotros, para vuestras aficiones, para vuestros amigos. Es importante tener una parcela privada aun viviendo en pareja. Los límites los ponéis vosotros mismos, pero poder desarrollar una faceta personal al margen de la pareja ayuda a que os sintáis más felices, a reconocer que si estáis juntos es porque lo deseáis y, ¿por qué no?, a tener temas de conversación que van más allá de quién hace la compra esta semana. Asimismo, no os olvidéis de encontrar cada semana un tiempo de calidad para compartir los dos solos. Salid a cenar, a correr, al cine, al teatro... Lo que vosotros queráis.

Dos chcias juntas tomando un café

Adaptarse a vivir juntos os puede llevar algo de tiempo o resultar muy sencillo con la ayuda de estos prácticos consejos que, aunque parezcan muy obvios, no siempre se tienen en cuenta. Lo mejor de todo es que, a partir de ese momento, la vida será mucho más enriquecedora estando los dos juntos. Y será un avance maravilloso en vuestra relación. ¡Qué viva el amor!

Referencias

  1. Libro Imprescindible de las bodas https://issuu.com/bodas.net/

Otros artículos que te pueden interesar