Después de cinco años y medio de noviazgo, Gloria y Alberto decidieron dar el gran paso y celebrar la felicidad de su bonita relación junto a sus seres queridos. 

La pedida fue muy espontánea. Durante una noche, mientras estaban cenando con los amigos y disfrutando de una agradable conversación, entre bromas y retos surgió la idea de casarse. Y dicho y hecho, una vez tomada la decisión y a horas muy tardías se pusieron a llamar a sus padres y hermanos para comunicarles la hermosa noticia. ¡Empezaba la gran aventura de compartir su amor con todos ellos! 

Un natural 15 de julio

El lugar escogido para celebrar el gran día con todos sus seres queridos fue la Masía Sierra Irta, situada en Alcalá de Chivert, Castellón. Cada uno de los rincones fue decorado con mucho amor por los propios novios con ayuda de la familia y los amigos más cercanos. Todos los elementos que se utilizaron fueron objetos antiguos o reutilizados. ¡Hasta la florista utilizó plantas en lugar de ramos de flores para decorar el altar y, así, respetar el medio ambiente! El estilo estuvo inspirado en elementos rurales y que recordaban a sus viajes, consiguiendo así que transmitieran su gusto por la naturaleza, por la aventura y por descubrir nuevos lugares.

La ceremonia se celebró en medio de los preciosos jardines de la masía y bajo el increíble sol que hizo durante toda la jornada. A continuación se dirigieron al aperitivo, situado en el lugar perfecto: al lado de la majestuosa piscina. La tranquilidad del agua y el ambiente relajado permitieron disfrutar de una hermosa velada. El banquete se llevó a cabo en una magnífica carpa abierta por los laterales que permitía que entrara la brisa de una noche de verano. 

El regalo ideal

La gran sorpresa durante el enlace fue orquestada por los amigos. Ellos fueron los encargados de oficiar y organizar toda la ceremonia y, por esta razón, pudieron coger desprevenidos a la joven pareja con un regalo personalizado que les hizo saltar las lágrimas. Se trataba de un panel gigante que, gracias a la participación de los invitados, se fue llenando de bonitas palabras que describían la relación de los protagonistas del gran día. Un precioso detalle que aún recuerdan los novios como uno de los mejores momentos de la boda.

¡Perfectos!

El gran día, Gloria apostó por un modelo procedente de Sedka Novias. Un elegante vestido de cuello halter y corte sirena que brillaba gracias a los numerosos cristales. De la misma firma es el diseño azul celeste que, a juego con sus damas de honor, lució durante los preparativos y para la sesión de fotos postboda.

Alberto también apostó por un outfit variado, pues el inicio de la ceremonia llevaba una pajarita azul marino que luego se cambió por un modelo con dibujos de Mario Bros, al igual que sus amigos más cercanos. Para el resto de su look se decantó por prendas desenfadadas, como un pantalón de pinzas gris con una camisa blanca y unos originales tirantes azul marino.

¡Un día lleno de color!

Cada uno de estos momentos fue captado por el equipo de David Barber Fotografía. Increíbles imágenes donde se reflejan la felicidad de la pareja protagonista y de todos los asistentes, además de los hermosos colores que hubo durante todo el enlace.