Encontrar las ideas originales para bodas más acertadas y acordes con el estilo de enlace que deseábais no fue tarea fácil. Como tampoco lo es pensar en el interiorismo de vuestra vivienda. ¡Qué gran aventura creativa! Aparte, igual que tuvisteis que llegar a un acuerdo pues uno quería enviar unas invitaciones de boda más tradicionales y el otro en formato vídeo, es importante que los dos os involucréis en el diseño de vuestro hogar. Solo así logaréis una casa 10 en la que ambos os sintáis cómodos y… tan a gusto.

1. Dentro del presupuesto

El banquete, la música en directo, el vestido de novia 2019… Del mismo modo que al organizar vuestra boda debíais ceñiros a un presupuesto predeterminado, a la hora de reformar y/o equipar vuestro hogar también tenéis que marcar previamente con cuánto dinero contáis. ¿Qué no podéis hacer todas las reformas ahora o no os va bien comprar los muebles de golpe? No importa, priorizad e id emprendiendo las obras o adquiriendo piezas en la medida de vuestras posibilidades. Aparte, si el piso es de alquiler y vuestro lugar de residencia puede variar en pocos años, invertid en un lavado de cara low cost. No vale la pena más.

2. La distribución ideal

Tener una casa a la medida de vuestras necesidades puede requerir replantear la distribución de las estancias. Así como para dar forma a las ideas para el candy bar que deseábais probasteis varias ubicaciones hasta estar convencidos, en el diseño de los ambientes deberéis analizar sobre plano todas los posibilidades. Una tendencia muy actual y acorde con nuestro modo de vivir, muy social, es abrir todas las zonas de día, es decir, que salón, comedor y cocina compartan espacio. De este modo, cuando se tienen invitados el cocinero se puede involucrar a la perfección con todo el mundo y en todo momento. También resulta cómodo para muchas familias crear un dormitorio con vestidor, en lugar de contar tan solo con un armario ropero. Las opciones son infinitas y, claro está, dependerá en gran medida de los metros disponibles.

3. Preveed el futuro

Si tenéis intención de incrementar la familia, lo mejor es que diseñéis espacios polivalentes. Es decir, si un cuarto es ahora un despacho, que tengáis la posibilidad de transformarlo fácilmente en un dormitorio infantil o un cuarto de juegos más adelante. Se trata de que os preguntéis qué necesidades tenéis ahora y cuáles tendréis en el futuro. También, si uno de los dos trabaja en casa en la actualidad o tiene posibilidad de hacerlo, habrá que acomodar un buen escritorio y una silla ergonómica, preferiblemente en una habitación separada; si tenéis bicis o maletas muy grandes quizá os convenga un trastero… Valorad qué os conviene para esta toma de decisiones.

4. Un reflejo de vuestro estilo

La fiesta fue de lo más animada el día B gracias a la acertada selección de canciones románticas para bodas que reunió temas de todos los géneros. ¿Puede el interior de vuestra casa tener varios estilos? Sí, siempre que predomine uno. Por ejemplo, si os decantáis por los muebles actuales, una antigüedad o una pieza de diseño aportarán gran personalidad a la estancia y no desentonarán. No convendría, en todo caso, mezclar más de dos estilos para no crear ambientes confusos. ¿Qué os va lo retro y hasta el vestido de novia vintage lo delató? Estupendo. Podéis recorrer mercadillos para encontrar gran parte de los muebles para la casa. ¿Qué tenéis un loft? Apostad por un estilo industrial.

Lo importante es no quererlo hacer todo al mismo tiempo, sino disfrutar dando vida a los diferentes espacios, encontrando el mueble, la lámpara o la decoración perfecta para cada rincón de la vivienda. Comenzad poco a poco y procurad no saturar los ambientes para que resulten de lo más acogedores.

5. Seleccionad la paleta de colores

La opción actual en lo que a paredes se refiere pasa por apostar por el blanco o por las tonalidades neutras, pues aportan luz y armonía, al tiempo que "alejan" visualmente los muros y consiguen que las estancias parezcan más grandes de lo que son en realidad. No obstante, el abanico es casi infinito.

El primer paso a la hora de definir el color de las paredes es decidir si queréis que toda la vivienda tenga el mismo o queréis marcar la diferencia en alguna estancia. También es importante tener claro si vais a crear un efecto realce, es decir, que uno de los muros presente un color diferente o queráis empapelarla, por ejemplo. El segundo paso es tener muy en cuenta el tono del pavimento y el de las puertas y ventanas para que la paleta cromática no sea demasiado variada o poco acertada.

Los colores fríos, como el azul y el verde, son ideales para proporcionar calma a los dormitorios. Mientras que en un despacho o un cuarto de juegos infantil podéis apostar por cromáticas vibrantes que activen la creatividad, como amarillos o naranjas.

6. Los básicos para la primera vivienda

Es vuestro primer nidito de amor, así que con que tengáis los electrodomésticos necesarios, los muebles básicos y algún complemento especial, bastará. Entre esos detalles, uno puede ser un cuadro o una fotografía en gran formato de vosotros cortando la tarta nupcial o intercambiando las alianzas.

Si vais a recibir invitados y no contáis con un cuarto específico para ellos, equipad el salón con un polivalente sofá-cama. ¿De momento sois dos pero tenéis intención de tener hijos? Apostad por una mesa extensible. Los muebles multifunción y los que se agrandan son siempre un acierto.

7. Incluid la naturaleza

Aprovechad para colocar plantas en casa pues, además de estéticas y de aportar un toque verde, renuevan el aire, eliminan el dióxido de carbono y absorben el exceso de humedad, entre muchas propiedades beneficiosas para la salud. Las posibilidades son tan variadas como numerosas, pero si no sois expertos en sus cuidados, unas monsteras, cactus y suculentas serán una excelente elección, pues precisan poca agua.

Aparte, los motivos botánicos se llevan mucho hoy en día en los textiles para el hogar y en los papeles pintados. Y están a la última, en especial en las decoraciones de estilo tropical, estas aves: tucanes, loros y flamencos. Un consejo, incluid colores y motivos en tendencia en todos aquellos elementos que sean fáciles y baratos de renovar, como plaids o fundas de cojín. Para el resto de piezas, optad por diseños de los que no os vayáis a cansar en mucho tiempo. 

8. Tened en cuenta la iluminación natural

La luz natural aporta mucha vida, así que habrá que pensar en cómo potenciarla en cada rincón. Una buena opción es elegir unos delicados visillos o unos ligeros estores que, aunque la matizan, dejan pasar la luz. También la multiplicaréis si colocáis espejos en las paredes. Y, en el dormitorio, apostad por la noche por una tela black out que bloquea casi al 100% el paso de la luz solar y los rayos UV.

Tampoco debéis olvidar la iluminación artificial, que puede ser cálida (bombillas con tonalidad amarilla) o más fría (tendencia a emitir una luz blanca). Lámparas, focos empotrados, flexos… Cada elemento ambienta de forma diferente, ya sea a través de una iluminación general, ambiental o puntual.

¿Sumergirse en el mundo del diseño de interiores es tan excitante como lo fue dar con el vestido de novia con el que siempre habías soñado o encontrar ese traje de novio perfecto que tanto te favorecía? En decoración lo más importante es poner mimo y rodearos de aquellas piezas que tengan un significado especial para vosotros, como el precioso detalle que traigáis de vuestra luna de miel. De este modo, nada puede salir mal.