El vals es un baile originalmente lento que se caracteriza por tener un compás de tres tiempos, lo que hace que gane velocidad. Su nombre proviene del término alemán "walzen" que significa girar.



Aunque alguno autores datan su nacimiento en el siglo XII, la teoría más aceptada es que el vals proviene de los "landler", unas danzas montañesas del sur de Alemania y Austria con un claro origen campesino. No fue hasta después de la II Guerra Mundial, cuando la burguesía y la nobleza lo instauraron como baile de salón en las grandes fiestas y eventos sociales.

Existen diferentes tipos de vals aunque los más conocidos son el Vals Vienés, de ritmo más rápido y el Vals Inglés, de ritmo más pausado. Antiguamente el vals lo bailaban la novia y su padre o padrino debido a que era la familia de la novia quien corría con los gastos del banquete. Con los años esta tradición cambió y ahora son los novios quienes abren el baile, seguidos por los padrinos.

Aunque no seáis unos expertos bailarines no es necesario que toméis clases de baile para que vuestro primer baile como recién casados salga perfecto. Tomad nota de los siguientes tips y disfrutad del momento:

  • Vigilad vuestra postura. Mantened una pose elegante y erguida.
  • Tened el cuerpo recto. Evitad en la medida de lo pisible los movimientos de hombros, brazos y caderas.
  • El novio debe colocar su mano derecha en la espalda de la novia, y sujetar con la otra la mano izquierda de la novia, quien a su vez apoya su brazo sobre el de él.
  • Un paso por cada tiempo. El vals se baila dando solo un paso por cada tiempo musical, teniendo en cuenta que tiene un ritmo de 3X4.