Manu y Fani, pontevedreses, se conocieron una noche de San Juan en Riazor (A Coruña) y años después de iniciar una sincera relación sentimental, se prometieron. Aunque habían hablado de casarse, fue él quien decidió pedírselo aprovechando una fiesta familiar: cuando llegó la hora de los postres, Manu trajo una tarta en la que podía leerse, "¿Casámosnos?" y le regaló un anillo de pedida a la mujer de sus sueños, esperando que aceptara pasar por el altar y sellar su amor con él. Obviamente, Fani no se lo pensó.

Así, tras tres años y medio juntos y después de meses de preparativos –durante los que enviaron las invitaciones de Bodagrafic a sus familiares y amigos–, celebraron una boda civil y el banquete posterior en una finca con un entorno idílico y diferentes salones y jardines, ubicada en Meis (provincia de su tierra: Pontevedra), en plena primavera. Destacó el coche que llevó a la novia, un Mustang deportivo; la lectura de El árbol de los amigos, de Jorge Luís Borges, de forma conjunta por parte de los novios durante la ceremonia; la decoración rústica de la mano de pequeños detalles y rincones únicos; el lanzamiento de globos led con los mejores deseos de todos los presentes, y el primer baile como flamantes esposos, totalmente improvisado pero acompasado al son de Me cambiaste la vida, de Río Roma.

Sí a una "destination postboda"

Aprovechando que un viaje combinado Nueva York - Miami los esperaba para pasar una romántica luna de miel, Fani y Manu decidieron que unas de las ciudades más icónicas del mundo enmarcaría su sesión de fotos postboda. Por eso, pidieron al mismo profesional que cubrió el reportaje nupcial de su "sí, quiero" que los acompañara durante un día completo y tomara las imágenes más espectaculares en la Gran Manzana. Así, MSanz Photographer dedicó tres jornadas a recorrer los diferentes distritos y calles de la que se conoce como "selva de asfalto" para poder trazar la ruta de la sesión y escogió como zonas predilectas Manhattan y Brooklyn.

En Manhattan se decantó por distintos barrios: Tribeca, una de las zonas que están más de moda y donde Leonardo DiCaprio, Scarlett Johansson o Robert de Niro son algunos de los habitantes más célebres; el Soho, uno de los barrios más artísticos y un auténtico paraíso de las compras; Little Italy, una zona con mucho encanto a la par que pequeña, que fue poblada originariamente por comunidades de italianos; Chinatown, barrio vecino al Soho y Little Italy e igual de emblemático que los anteriores, considerado étnico por la gran población de inmigrantes chinos que residen en él y conocido por el regateo, el dim sum –comida cantonesa que se acostumbra a servir con té– y las fiestas de año nuevo; la intersección de las intersecciones de Manhattan y Nueva York: Times Square, con sus miles de neones siempre encendidos y enormes carteles publicitarios; la mítica 5ª Avenida o Fith Avenue, símbolo de la ciudad y de su estilo de vida 100% cosmopolita, con rascacielos, como el Rockefeller Center, la Torre Trump o el Empire State Building, y exclusivas tiendas; Broadway, la avenida popular por ser la única de forma oblicua que corta el centro de Manhattan y por ser un bulevar lleno de teatros con musicales y obras espectaculares.

Y, en Brooklyn por el representativo puente de Brooklyn, que une el distrito de Manhattan y Brooklyn y se considera uno de los enclaves más fotografiados del mundo entero, además de ser una ubicación de referencia en cientos de series y películas; el barrio residencial de Brooklyn Heights y su elegancia; el barrio de Dumbo, a la orilla del East River, característico por su imponentes vistas, y el vanguardista barrio de Williamsbyrg, que actualmente se considera la meca de los modernos e, incluso, es llamado por algunos como "el nuevo Soho", por concentrar arte y vida bohemia.

Marido y mujer en "la gran manzana"

De esta forma, con sus alianzas de casados en mano, pocos días después de haber puesto el broche de oro a su amor, Fani y Manu fueron retratados en plena luna de miel corriendo, paseando y sencillamente posando en las distintas localizaciones que MSanz Photographer consideró oportunas: frente a los clásicos taxis amarillos, bajo banderas de Estados Unidos, con miembros de NYPD como público expectante, junto a exclusivas obras de arte urbano o en el metro de la ciudad, dándoles una segunda vida a sus magníficos outfits nupciales.

Fani se enfundó su vestido de novia de corte en A, con cuello mao y abertura delantera en forma de V y lazada en la cintura, y se puso sus guantes blancos –ambos firmados por Jesús Peiró y comprados en Novias Sol – Santiago–. También se calzó sus zapatos de novia, de Lodi, y lució sus pendientes lágrima. Asimismo, optó por llevar el pelo recogido en un moño informal, que entrelazaba pequeñas flores de nácar.

Por su parte, Manu vistió su chaqué azul, adquirido en la tienda Boxer, combinado con una camisa blanca y los complementos que llevó el día que se casó: corbata y pañuelo estampados, gemelos de Hackett London y zapatos de cuero.

Sin duda, los dos estaban tan impecables como el día de la boda. Además, felizmente casados en un punto de referencia en el mapa del mundo, sin obligaciones ni horarios. ¿Qué más se puede pedir? ¡Descubrid las fantásticas instantáneas de su reportaje postboda! Soñaréis con una sesión en vuestro destino favorito tras el definitivo "sí"...