Instagram Giambattista Valli
Instagram Giambattista Valli

Tras una primera boda civil, que tuvo lugar el pasado 1 de junio, Carlota Casiraghi y su ya marido, Dimitri Rassam, se han vuelto a dar el "sí, quiero" este sábado aunque, en esta ocasión, se trata de un enlace religioso. La hija de Carolina de Mónaco y el productor de cine e hijo de la actriz Carole Bouquet han escogido en esta ocasión la abadía Sainte-Marie de Pierredon, situada en Saint-Rémy-de-Provence, pueblo en el que la princesa de Mónaco pasó buena parte de su infancia tras la repentina muerte de su padre, Stéfano Casiraghi.

Tras la ceremonia, la celebración ha tenido lugar en los jardines de la casa que Carolina de Mónaco tiene en esta bella localidad de la Provenza francesa. Guirnaldas lumínicas, velas y un juego de luces en tonos morados en clara referencia a los campos de lavanda del lugar han formado parte de la decoración elegida por la pareja para la ocasión. Evocando también al enclave escogido para su boda religiosa, la pareja ha obsequiado a todos los asistentes al enlace –en su mayoría, los mismos familiares y amigos que los acompañaron en su "sí, quiero" civil–, con un aromático ramito de lavanda de cultivo ecológico, acompañado de una tarjeta en la que además de los nombres de los contrayentes, se podía leer la fecha y el lugar del su gran cita nupcial.

Look nupcial de estilo bohemio

En esta ocasión, la novia se ha decantado por un vestido de aire vintage y romántico, que firma Giambattista Valli. Se trata de un diseño de corte en A y color blanco que, fiel a las tendencias más actuales en moda nupcial femenina, incluye suaves transparencias que dibujan sobre la piel el llamado efecto tatuaje o tattoo lace, así como manga larga, delicados bordados florales y un amplio volante en la zona del escote. Un velo, unas discretas joyas y un sencillo ramo elaborado a base de lavanda y espiga completaban su deslumbrante otufit nupcial. Rassam, por su parte, ha optado por un traje de novio de corte clásico con camiza azul cielo y corbata amarilla.

Como nota curiosa, destacar que el 29 de junio fue también la fecha escogida por la madre de la novia, Carolina de Mónaco, para pasar por el altar con su primer marido, Philipe Junot, en 1978. ¿Casualidad? ¿Coincidencia? Solo ellos los saben.

¿Cómo fue su boda civil?

Facebook Palais Princier de Monaco
Facebook Palais Princier de Monaco

El enlace civil, por su parte, tuvo lugar el sábado 1 de junio por la mañana en el Palacio Grimaldi. Se trataba de la primera boda de la hija de Carolina (de 32 años de edad) y de la segunda para él (de 37 años), ya que antes estuvo casado con la modelo rusa Masha Novoselov, con quien tiene una hija. La pareja, que comenzó su relación en 2017, tiene a su vez un hijo en común que nació el pasado mes de octubre y que aprovecharon para bautizar en este día tan especial. Anteriormente ella tuvo otro hijo (Raphaël, de 5 años), cuyo padre es el actor Gad Elmaleh, con el que no llegó a contraer matrimonio.

Un estilismo que marcó la diferencia

Carlota Casiraghi se decantó por un outfit elegante y sorprendente para la ceremonia civil celebrada en el Palacio Grimaldi. Así, lejos de tradiciones, la princesa de Mónaco apostó por un vestido de novia corto, brocado, de color gris y caracterizado por una triple lazada delantera, que lleva la firma de Yves Saint Laurent. Unos stilettos de color plata ponían el broche al outfit nucpial. En cuanto al peinado, se decantó por dejar su larga melena suelta. Respecto al estilismo del novio, Dimitri optó por un clásico traje azul con camisa blanca y corbata azul cielo.

Facebook Palais Princier de Monaco
Facebook Palais Princier de Monaco

Cambio de look y homenajes familiares

Durante la cena de gala posterior, celebrada en el palacio de Vigie, que había sido propiedad del fallecido diseñador y amigo de la familia Casiraghi, Karl Lagerfeld, Carlota optó por cambiar de look. Así, lució un sofisticado diseño blanco con escote palabra de honor, cuerpo entallado y falda voluminosa, confeccionado en un tejido de acabado satinado, de Chanel. Espectacular y radiante, lo acompañó de una de las joyas más especiales de su abuela Grace Kelly: una gargantilla de inspiración Art Déco, con tres hileras de diamantes en talla esmeralda y brillante, firmada por la casa Cartier. En cuanto al peinado, se decantó en esta ocasión por un falso bob ondulado, un peinado icónico con el que, de nuevo, homenajeaba a su abuela, la actriz estadounidense que se casó con el príncipe Raniero III. El novio también lució un segundo traje, un diseño total white combinado con una pajarita negra.

Instagram Pauline Ducret
Instagram Pauline Ducret

El enlace del año en Mónaco entre la royal y el productor cinematográgico reunió a un buen nombre de celebridades, entre las que destacaron el Príncipe Alberto y a su esposa Charlene, Carolina de Mónaco y la actriz Carole Bouquet (madre del novio), Andrea y Pierre Casiraghi (hermanos de Carlota y quienes tiraron al recién casado a la piscina), Estefanía de Mónaco y su hija Pauline Ducruet (en la imagen, sobre estas líneas), Alexandra de Hannover… Tampoco se perdieron la celebración Marta Ortega (heredera del imperio de Inditex) y su marido, Carlos Torretta, ni Margherita Maccapani Missoni (heredera del imperio Missoni), entre otros aristócatas y grandes celebridades.