Alejandro de Moya

 

Hay que reconocerlo, en España nos encanta celebrar. Cualquier excusa es buena para montar una gran fiesta, por eso cada vez más importamos celebraciones de otros países, como el baby shower.

¿Pero qué es un baby shower? Se trata de una fiesta que se da para celebrar la llegada de un nuevo bebé a la familia. Generalmente se realiza un par de meses antes de que nazca, y se invita a la familia y a los amigos más cercanos. Si estáis pensando en celebrar una fiesta para vuestro futuro bebé tomad buena nota de estas ideas que os traemos:

  • Los últimos meses de embarazo son los más pesados, por eso no se trata de montar un gran fiestón, sino más bien una velada agradable con vuestros amigos y familiares. Una merienda tranquila, a base de sándwiches, canapés y dulces, acompañada de tés, cafés o refrescos, es sin duda, una gran opción.
  • Si hace buen tiempo lo mejor es celebrarlo al aire libre. La terraza, el patio o el jardín de vuestra casa serán el lugar perfecto. Pero si no disponéis de ninguno de estos espacios los parques son una buena opción. 
  • Para la decoración podéis optar por elegir una paleta de colores conforme al sexo del bebé (rosas y malvas para niñas, azules y verdes para niños). Si habéis decidido no conocer el sexo de vuestro bebé hasta su nacimiento podéis optar por una paleta neutra (amarillos, beige, naranjas, grises, etc.)
 
 
  • Si no habéis desvelado aún ni el sexo del bebé ni su nombre a vuestros amigos y familiares, podéis preparar algunos juegos para que vuestros invitados lo adivinen. Será una manera divertida y original de anunciar si estáis esperando un niño o una niña. Podéis mantener el suspense hasta el final, y desvelar el sexo cuando cortéis la tarta. Si el interior es azul vuestros invitados sabrán que esperáis un niño, y si es rosa, una niña. 
  • Podéis utilizar algunas de las cositas de vuestro bebé para la decoración. En lugar de colgar guirnalda de banderines, podéis hacer una guirnalda de baberos, decorar un rinconcito con patucos y botitas, o incluso colgar algunos conjuntitos de ropa en las paredes.