Guardar
¿Reservado?
Angel Fábregas
Badalona 08901 Badalona (Barcelona) Ver mapa

Precio desde 600€

Fotógrafo Profesional Angel Fábregas ha indicado que dispone de un CIF/NIF válido.

Equipo de Angel Fábregas

Angel Fábregas Muñoz

Angel Fábregas Muñoz

Fotógrafo profesional

Me llamo Ángel, y me autodenomino como vuestro "ángel de la fotoguarda". Nací el 1 de julio de 1969, en una humilde familia obrera en Barcelona.

Hay muchas formas de aterrizar en este arte-profesión. La mía es de lo más común y para ello solo he de retroceder al momento en que mi abuelo, siendo yo un niño, al verme maravillado por ese aparato que emitía destello con su lámpara de flash me dejó hacer algunas fotos con su cámara... Ahí nació mi interés por esta magia de "poder" congelar la luz en un pedazo de papel, magia que en parte ya me había cautivado al ver relatado gráficamente en papel momentos de la vida familiar, pero que en ese momento era yo el que participaba de su creación y me pareció un gran poder el plasmar la realidad vivida en forma de fotografía.

Crecí y llegó mi "metamorFotis", pasando de participar a dirigir la creación de magia con luz, practiqué en diferentes ámbitos profesionales de la imagen, desde diseño gráfico como creativo artístico, pasando por la gestión de imagen en autoedición y generación de documentos gráficos, fotografía de producto, fotografía de estoc para bancos de imagen, cubrí eventos de diversa índole, hasta llegar en 2011 a ejercer plenamente como profesional de bodas después de varias incursiones exitosas.

Desde entonces he disfrutado trabajando en todo tipo de enlaces, civiles, religiosos, incluyendo diversos ritos, bodas glamurosas, sencillas, clásicas o rurales, bodas con varios cientos de invitados o muy poquitos, de corta duración hasta más de una jornada, cerca de mi zona o en otras provincias, desde los servicios más completos a los más reducidos, en grandes hoteles o restaurantes hasta los locales más humildes o con catering, realizando prebodas, postbodas, incluso reportaje posterior de embarazo, luego el bautizo, hasta la comunión, celebraciones de 18 cumpleaños y así hasta 50 aniversarios, familias enteras que después de darme una primera vez su confianza luego me han confiado muchos de esos eventos a lo largo de estos años. Y todo ello me ha servido para crecer como persona, crecer como profesional y crecer en amistades que es en lo que se convierten muchos de mis clientes, los que quieren por supuesto.

Hoy en día me sigue maravillando la burla al tiempo que representa congelarlo en imágenes, en especial, burla al pasado que insiste en alejarse, pero que gracias a nuestro arte-trabajo conseguimos acercar y revivir con más viveza de lo que sería capaz nuestra memoria sin esa ayuda: escenas, aromas, sensaciones, sentimientos. Somos magos del tiempo, nuestra barita es nuestra cámara y nuestra pócima la luz.