Guardar
¿Reservado?
Pensamento Creativo
Plaza de Augas Férreas, 8 27002 Lugo (Lugo) Ver mapa
Ganador Wedding Awards 2019

Precio desde 950€

Fotógrafo Profesional Pensamento Creativo ha indicado que dispone de un CIF/NIF válido.

Equipo de Pensamento Creativo

Miguel Anxo Rivas

Miguel Anxo Rivas

Fotógrafo

Hablar sobre mí no me gusta nada. Opinar sobre mi trabajo, sencillamente no sería creíble, ni objetivo.

Pero es obligado tener en las redes un apartado "Sobre Mí". "Llegas más a la gente, te dicen. No nos engañemos, es todo para vender, esa es la verdad.

Así pues, ¿qué os puedo contar sobre mí que no sea directamente inventado para caeros mejor? Pues nada, nada os contaré sobre mí, sobre lo buen fotógrafo y gran profesional que soy, ni sobre la calidad de mi trabajo ni mi compromiso con mis clientes... ¡Chorradas para vender! No voy a poner tiernas fotos con mi familia, ni acariciando un chucho que no es mío.

Lo que haré es contaros algo de lo que me gusta y lo que no, seguro que no me ayudará a vender, pero si venís a contratarme sabréis dónde os metéis, por lo menos, y sabréis qué es lo que me mueve, y porqué estoy aquí en el sofá escribiendo esto en el portátil.

Las cosas que menos me gustan son, por este orden: el ajo, el futbol y la política. Y ya. No merece la pena profundizar más en el tema. No me deis comida con ajo, no me preguntéis si soy del Madrid o del Barça y, por favor, no me habléis de política, que se me corta la digestión del ajo. Con estas tres sencillas normas nos llevaremos bien.

Las cosas que hacen que me levante con un relativo buen humor por las mañanas son, también por este orden: mi familia, la música y fotografiar.

No solamente la fotografía en sí, no. De hecho, no me gusta ver fotos de otros, no mucho al menos.

Pero con una cámara en las manos me siento pleno. Me gusta fotografiarlo todo, desde siempre. Desde niño he hecho paisaje, arquitectura, modelos, deportes, fauna, macro, pero, sobre todo, me gusta contar historias. Me gusta que cada fotografía cuente una pequeña historia, y que a su vez cada foto forme parte de una historia más grande.

Por eso, cuando de rebote tuve que hacer la fotografía de una boda, descubrí lo que sería mi auténtica vocación fotográfica. Las bodas son la historia de un día, del que será el día más especial de los novios hasta ese momento. Me abruma y me enorgullece que me dejéis estar ahí con vosotros, en vuestras casas, en vuestras habitaciones, literalmente metido dentro de vuestros vestidos a veces, compartiendo vuestros nervios, diciéndoos que todo va a salir perfecto, comiendo con vosotros, riendo y llorando a vuestro lado, tomando unas copas al final del día, bailando el despacito, viendo cómo abrazáis y besáis a los vuestros, cómo os emborracháis, cómo cantáis y bailáis vuestra música favorita, cómo os dais el “Sí, Quiero”, entre risas y lágrimas...

Y, mientras tanto, disparo miles y miles de fotos, y me traigo esas sensaciones en el corazón y en la mente, pero también en las tarjetas de memoria de mis cámaras. Con ese material puedo hacer mi película, el documental que servirá de acta fundacional para una nueva familia, la que fundáis el día de vuestra boda.

Voy a hacer las primeras fotos de vuestra vida juntos, no os imagináis qué privilegio, y qué gran responsabilidad. No voy a decir que doy el cien por cien, porque aún el 200 por cien sería quedarse corto. Esta pasión que intento transmitir y contagiar, es lo que diferencia a un fotógrafo que hace bodas, de un fotógrafo de bodas.

No soy el único, tengo unos cuantos amigos de profesión que comparten esta pasión, y os aseguro que son unos auténticos zumbados, así que yo debo de estar más o menos como ellos, o peor.

Ya está, ya sabéis lo que me mueve. Ya sabéis por qué nos pasamos los fines de semana del verano currando. Y por qué somos capaces de hacer 3 bodas en 3 días. Por qué vamos borrachos, ciegos de pasión, dopados de ansia por traernos ese pedazo de vuestras vidas que nos vais a dar.

Y, poco más de interés tengo para vosotros. Lo siento por el tostón, espero que al menos haya sido algo más entretenido que el habitual pasteleo que se suele leer en estos apartados.

¡Abrazos fuertes y a por todas en la vida!