Cuando vayas a probar vestidos de novia debes mirar más allá, no te fijes solo en el vestido que te gusta, sino que también piensa en el look de novia completo con el que sueñas. Por ejemplo, quizá no todos los vestidos encajen con los ramos de novia que te gustan, o quizá hay elementos, apliques o toques de color en el vestido que no combinan con los zapatos de novia que has preseleccionado. En este sentido, si has decidido que quieres ser una novia con velo, debes pensar en qué tipo de velo vas a llevar, qué peinados con velo te gustan y si priorizas el vestido o el velo. Si el tuyo es el velo catedral, aquí encontrarás 12 velos para dar el “sí, quiero”.

Su uso vuelve a estar en auge, aunque ahora ya como un complemento de la novia que carece de significado y de simbolismo. El velo está de moda y el que se lleva todos los aplausos es el velo catedral.

Para ser llamado velo catedral, este largo velo debe medir como mínimo dos metros y medio, y es por este motivo, que se aconseja su uso solo en bodas celebradas en grandes catedrales o iglesias y se descarta en ceremonias que tengan lugar en pequeñas ermitas o capillas.

Cómo combinarlo

Se trata de un velo que toma mucho protagonismo en el estilismo de la novia, por tanto, vestido y velo deben combinar entre ellos y compensar el punto de atención. En este sentido, con vestidos de telas muy elaboradas o con muchos adornos o pedrería, lo mejor es optar por un velo sencillo como el de tul de seda; si por el contrario optas por vestidos de novia sencillos, el velo puede ser más trabajado como los de encaje, los amantillados o los adornados con aplicaciones o pedrería.

Cualquier estilo de vestido es apto para el velo catedral, pero la misma premisa que se sigue respecto al equilibrio visual de adornos entre vestido y velo también debe seguirse con el corte del vestido:

Los vestidos de novia corte princesa, evasé o en A son de los favoritos de las novias, especialmente los primeros por sus voluminosas faldas. Con este tipo de vestidos que juegan con el volumen, se aconseja optar por velos ligeros y sencillos. Esto no significa que debas renunciar a un velo amantillado, pero procura que sea de tul liso y que únicamente lleve el borde adornado con un pequeño encaje para que sea amantillado.

Otra alternativa son los velos con plumeti o con el borde de seda. El toque justo para seguir manteniendo la esencia sencilla del velo pero a la vez que tenga algún toque especial que lo distinga.

Con vestidos de novia corte sirena puedes permitirte llevar un velo muy elaborado, lleno de encaje o incluso con brillos y pedrería. El volumen de la falda se encuentra en un punto muy lejano a la cabeza, por tanto el velo incluso aporta un plus si se combina en el mismo estilo que el vestido. Por ejemplo, los vestidos de novia con escote corazón confeccionados totalmente de encaje se verán realzados con un velo adornado y/o elaborado con encaje.

Cómo llevarlo

El cómo llevarlo es también una de las cuestiones más importantes y con la que marcarás estilo. Hay múltiples maneras de llevarlo, desde la manera tradicional sujeto encima o debajo de los recogidos o los moños altos a llevarlo con la melena suelta, pasando por el estilo pirata, sujeto por dos puntas, haciendo un nudo en el recogido o moño o incluso a modo estola.

En cualquier caso, si tienes dudas acerca de cómo decidirte por un velo y cómo combinarlo con tu vestido soñado, los asistentes de las mejores firmas de moda nupcial a las que asistas te ayudarán a tomar elegirlo. Por ejemplo, en tiendas de vestidos de novia Pronovias o Rosa Clará, también tienen a la venta los modelos de velos que los diseñadores crean a juego con los vestidos lo que te facilitará la elección y te asegurarás un look perfecto.

Ya lo sabes, si estás pensando en llevar un velo catedral en tu boda guarda en tu móvil los peinados para bodas que más te gustan y que sean compatibles con él. Tras la boda puedes hacer pulseras para tus amigas cortando tiras de tu velo, es una de las ideas originales para bodas más creativas y personales que puedes llevar a cabo para ellas y diferenciarlas del resto de invitados que recibirán los detalles de boda que hayáis comprado para todos.