Lara Cos
Lara Cos

Los poemas románticos resultan prácticamente imprescindibles el gran día. Y es que, además de que podéis incorporarlos en los textos de vuestras invitaciones de boda, si dais con las palabras justas también podéis recurrir a ellos para sorprender a vuestra pareja recitando bellas palabras de amor, ya sea en el altar, dando un discurso en el banquete, en el momento de cortar la tarta... Enamoraros de las estrofas que mejor definan vuestra relación y haced saber a vuestra pareja lo grande y especial que es el amor que sentís por ella. Para ayudaros en esta tarea hemos recopilado seis de los poemas más románticos de todos los tiempos. ¡Seguro que os encantarán!

1. Para los flechazos a primera vista

Iker Larburu Photography
Iker Larburu Photography

A veces simplemente lo sabéis: es él. O ella. No necesitáis nada más, pues sentís que conocéis a aquella persona desde siempre. Recordádselo con este poema de amor para bodas civiles y sentid cómo os invade de nuevo el amor.

Yo no necesito tiempo, Pedro Salinas

Yo no necesito tiempo para saber cómo eres:
conocerse es el relámpago.
¿Quién te va a ti a conocer en lo que callas,
o en esas palabras con que lo callas?
El que te busque en la vida que estás viviendo,
no sabe más que alusiones de ti,
pretextos donde te escondes.
Ir siguiéndote hacia atrás en lo que tú has hecho, antes,
sumar acción con sonrisa, años con nombres,
será ir perdiéndote. Yo no.
Te conocí en la tormenta.
Te conocí, repentina,
en ese desgarramiento brutal de tiniebla y luz,
donde se revela el fondo que escapa al día y la noche.

Te vi, me has visto, y ahora,
desnuda ya del equívoco,
de la historia, del pasado,
tú, amazona en la centella,
palpitante de recién llegada sin esperarte,
eres tan antigua mía,
te conozco tan de tiempo,
que en tu amor cierro los ojos,
y camino sin errar, a ciegas,
sin pedir nada a esa luz lenta y segura
con que se conocen letras y formas
y se echan cuentas y se cree que se ve
quién eres tú, mi invisible.

2. Para las relaciones a distancia

Raúl Cañas Fotografía
Raúl Cañas Fotografía

Si conocisteis a vuestra pareja a través de redes sociales, chats o foros, o si habéis conseguido superar los tan habituales sinsabores de la distancia mediante el teléfono y el ordenador, este es vuestro poema de amor para leer en una boda. Representa estupendamente la sensación de proximidad de la voz al otro lado y evoca esa lejanía geográfica inicial que habéis conseguido vencer.

El poeta habla por teléfono con el amor, Federico García Lorca

Tu voz regó la duna de mi pecho
en la dulce cabina de madera.
Por el sur de mis pies fue primavera
y al norte de mi frente flor de helecho.

Pino de luz por el espacio estrecho
cantó sin alborada y sementera.
Y mi llanto prendió por vez primera
coronas de esperanza por el techo.

Dulce y lejana voz por mí vertida.
Dulce y lejana voz por mí gustada.
Lejana y dulce voz amortecida.

Lejana como oscura corza herida.
Dulce como un sollozo en la nevada.
¡Lejana y dulce en tuétano metida!

3. Para ese ser especial que alegra la vida

La Narunera
La Narunera

Amor es quien os pinta la sonrisa, quien da un vuelco a vuestro día y hace que todo sea mejor. Amor es quien os hace sentir mariposas en el estómago al verle aparecer. Tened un detalle con ese amor e incluid alguno de los poemas para bodas, como este que os mostramos a continuación. Es ideal para cerrar un discurso en el enlace o para formar parte de vuestros votos matrimoniales.

No estés lejos de mí, Pablo Neruda

No estés lejos de mí un solo día, porque cómo,
porque, no sé decírtelo, es largo el día,
y te estaré esperando como en las estaciones
cuando en alguna parte se durmieron los trenes.

No te vayas por una hora porque entonces
en esa hora se juntan las gotas del desvelo
y tal vez todo el humo que anda buscando casa
venga a matar aún mi corazón perdido.

Ay que no se quebrante tu silueta en la arena,
ay que no vuelen tus párpados en la ausencia:
no te vayas por un minuto, bienamada,
porque en ese minuto te habrás ido tan lejos
que yo cruzaré toda la tierra preguntando
si volverás o si me dejarás muriendo.

4. Para los finales de cuentos de hadas

VolandoFilms Fotografía
VolandoFilms Fotografía

Quizá seguís creyendo en Disney, en las parejas longevas y en los amores para siempre, ya que sabéis que el vuestro lo es y lo seguirá siendo. Quizá habéis tenido algún contratiempo, pero siempre acabáis juntos. Volvéis el uno al otro continuamente, hasta que hoy selláis esa promesa de no soltaros de la mano y emprender un nuevo camino juntos. Por eso, este poema de amor muy romántico resulta de lo más indicado en vuestro gran día.

Extracto de No me sueltes, Pedro Salinas

Muchas veces me has dicho: "No me sueltes".
Yo nunca te lo digo,
pero lo estoy pensando: y tú lo oyes.

Y desde que una tarde nos perdimos
junto a un arroyo,
porque tú querías ser tú, sola, y yo solo,
no nos soltamos nunca de la mano.

No te me sueltes nunca en estos cuentos
del podrá, del podría, del pudiera ser,
tan maravillosos, que cuando yo termino de decírtelos,
nos duele la mirada de tanto querer verlos en el aire.

Cuando hablo de imposibles apriétame la mano más que nunca.
Nada más triste que soltarse como niños de cuento,
en cualquier bosque cuando se estaba al borde de las hadas
para buscar aparte ese tesoro que solo a una pareja se revela.

No hay un amor ni un cuento que no tengan buen fin.
Y si parece que acaban mal es porque no sabemos contar,
amar hasta el final dichoso.
Para unas manos juntas que buscan, todo es víspera.

5. Para los amores depurados con el tiempo

Helena Palao Photographer
Helena Palao Photographer

Otras veces, en cambio, el amor brota de donde no creíais en un principio. Después de regarlo en abundancia, sucede, sin más, y entonces se reconoce a esa alma gemela que no habíais sabido ver antes de esa forma. Este poema romántico de amor lo resume a la perfección.

Cuando por fin se encuentran dos almas, Víctor Hugo

Cuando por fin se encuentran dos almas,
que durante tanto tiempo se han buscado una a otra entre el gentío.
Cuando advierten que son pareja,
que se comprenden y corresponden,
en una palabra, que son semejantes.

Surge entonces, para siempre,
una unión vehemente y pura como ellas mismas,
una unión que comienza en la tierra y perdura en el cielo.

Esa unión es amor, amor auténtico,
como en verdad muy pocos hombres pueden concebir.

Amor que es una religión,
que deifica al ser amado cuya vida emana
del fervor y de la pasión y para el que los sacrificios
más grandes, son los gozos más dulces.

6. Para la sensación de plenitud con el amado

Raw Love Films
Raw Love Films

¿Y qué más necesitas si con mirarle ya lo tienes todo? Este es uno de los poemas de amor, cortos y románticos, que describen a la perfección todo lo que sentís al lado del amor de vuestra vida.

Contigo, Luis Cernuda

¿Mi tierra?
Mi tierra eres tú.

¿Mi gente?
Mi gente eres tú.

El destierro y la muerte
para mi están adonde
no estés tú.

¿Y mi vida?
Dime, mi vida,
¿qué es, si no eres tú?

Cucca Rossé
Cucca Rossé

Los poemas más románticos del mundo se ponen a vuestro servicio para que podáis poner en palabras lo que todos vuestros seres queridos ya saben en una jornada tan especial: que él o ella es el amor de vuestra vida. Unos poemas románticos para bodas, de grandes poetas de todos los tiempos, perfectos para descubrir la intensidad de la unión que se fragua ese día. Así que decir "sí, quiero" a los poemas de amor para boda y preparaos para emocionaros. Y es que, tanto si sois vosotros los que los recitáis como si os los dedican a vosotros, la emoción del momento os envolverá por igual. ¡Muchas felicidades pareja!