Héctor Cardeñosa
Héctor Cardeñosa

Como el vestido o el traje de novio, existen otros elementos clásicos en los enlaces que, a pesar de la aparición de nuevas ideas originales para bodas alejadas de convencionalismos, no han podido pasar de moda. Y entre ellos se encuentra el popular pastel nupcial. Convertido en el postre por excelencia, la tarta de boda no solo no ha perdido protagonismo el día B, sino que ha pasado a formar parte de un elemento más de la decoración. Las nuevas tendencias, sumadas al gran avance de las técnicas reposteras, dan como resultado tartas nupciales convertidas en auténticas obras de arte. Dulzura y personalidad que dejarán sin palabras a todos aquellos que reciban las invitaciones de boda, poniendo el broche de oro al banquete de vuestro "sí, quiero". 

Entre las increíbles creaciones actuales destacan los pasteles elaborados a partir del ingrediente más popular, versátil y dulce: el fondant. Se trata de una masa moldeable, elaborada a base de agua y azúcar, con la que vuestro repostero podrá realizar la tarta de vuestros sueños. Convertidlo en el indiscutible protagonista de todas las ideas divertidas para bodas que hayáis pensado incluir en el día B. ¿Cómo? Coged lápiz y papel, y tomad nota. Os detallamos los 5 básicos que deberéis tener en cuenta si queréis conseguir un pastel fondant personalizado y único.

1. Su forma

Mithos Fotógrafos
Mithos Fotógrafos

Aunque conoceréis las clásicas tartas de uno, dos, tres, cuatro o, incluso, más pisos, lo cierto es que el fondant podrá adquirir la forma que vosotros deseéis. Así, podréis encontrar desde el tradicional pastel redondo y de varios pisos hasta propuestas cuadradas o rectangulares. ¡Pero todavía hay más! La gran versatilidad que caracteriza al fondant permitirá que vuestro pastel pueda ser una réplica de aquello que vosotros deseéis. Por ejemplo, vuestra mascota, el edificio emblemático de vuestra ciudad favorita o vuestro propio hogar. Simplemente deberéis tener claro qué temática sigue vuestro "sí, quiero" y, acorde con vuestras ideas de decoración para bodas, ya podréis pensar y escoger la forma que queráis dar a ese postre tan especial.

2. Los colores

Goretty Gutiérrez
Goretty Gutiérrez

Aunque debido al azúcar el fondant siempre será blanco, también puede adsorber el color de cualquier colorante alimenticio. Por ello, y si lo que deseáis es que vuestra tarta adquiera una tonalidad en concreto, simplemente deberéis comunicárselo al repostero para que aplique el colorante adecuado. Eso sí, pensad en una paleta de colores nude, pues siempre resultarán más apetecibles. No olvidéis que en esencia, y más allá de convertirse en un destacado elemento decorativo, vuestra tarta es comida y, como tal, deberá conquistar los ojos y el paladar de todos aquellos que recibieron vuestras invitaciones de boda caseras.

De este modo, colores llamativos, estridentes u oscuros, como el rojo o el negro, no serán recomendables. Apostad por el rosa palo, el amarillo limón, el color tierra o el azul cielo, por ejemplo, y acertaréis de lleno. ¡Vuestra tarta apetecerá a primera vista!

3. La temática

Elena CH Photo & Vídeo
Elena CH Photo & Vídeo

Quizá estáis soñando con la celebración de una boda ibicenca, en la que un vestido de novia sencillo y un traje en tonos crudos resultarán opciones ideales... En la actualidad, las bodas están marcadas por un estilo concreto y, en muchas ocasiones, también por una temática. No olvidéis que cada detalle de vuestro "sí, quiero" deberá seguir una misma línea de inspiración, pues será la forma en la que conseguiréis la completa armonía del escenario. Y, por supuesto, vuestra tarta también deberá cumplir con esta premisa.

Si lo que deseáis es celebrar una boda de estilo, sin una temática, vuestra tarta podrá tener detalles o colores que también estén presentes en el resto de la decoración. Y si celebráis una boda inspirada en un tema en concreto, ¿por qué no plasmarlo también en vuestro postre? Por ejemplo, si apostáis por un "sí, quiero" de inspiración marina, ¿qué os parece incluir estrellitas o conchas de azúcar alrededor del pastel? Sobre un lienzo de fondant blanco y azul, el resultado será una auténtica maravilla.

4. Cada detalle cuenta

SunnyDays Fotografía
SunnyDays Fotografía

Cualquier elemento tendrá una gran importancia en vuestro pastel nupcial. Pequeños relieves, finos dibujos, grabados, perlas o flores de azúcar harán que vuestra tarta adquiera una esencia especial... a los que habrá que sumar el valor añadido del trabajo y la artesanía de vuestro repostero. Si queréis que el postre cuente con alguno de estos pequeños detalles, sin duda será un acierto seguro. Simplemente deberéis tener en cuenta, como siempre, que encajen con la temática de vuestro "sí, quiero" y que, por supuesto, no resulten demasiado excesivos. Recordad que en la sencillez reside la auténtica belleza, por lo que es mejor que aposéis por detalles elegantes y discretos. ¡Vuestra tarta también enamorará!

5. El cake topper

Trimagen Barcelona
Trimagen Barcelona

Del mismo modo que un ramo de novia vintage será básico en un outfit del estilo, el cake topper pondrá la guinda al pastel. Literalmente. Y ya puestos a tener una tarta fondant completamente personalizada, ¿qué os parece seguir en esa línea con unos muñequitos elaborados con los mismos ingredientes? Guiándoos por vuestros gustos y el estilo de la boda, y con un poco de imaginación, conseguiréis un cake topper único. El detalle que pondrá el broche de oro a una tarta nupcial hecha a vuestra medida.

Tras disfrutar de un postre maravilloso, que sin duda dejará sin palabras a todos vuestros invitados, estaréis dando la mejor de las bienvenidas a la fiesta y a todas las canciones para bodas que bailaréis sin parar. Sin duda la tarta nupcial protagonizará un momento importante, pues será el pistoletazo de salida a algunos de los momentos más románticos y divertidos del enlace, como el lanzamiento del ramo de novia o ese primer baile como marido y mujer. Por ello, vuestro pastel de boda deberá estar a la altura: apostad por el fondant y por un diseño personalizado y ¡único!