Sylvia's Box

Está claro que, a la hora de elegir los detalles de boda, lo mejor es que sean prácticos. Lápices, linternas, llaveros, memorias USB... Entre las múltiples opciones existentes hay una que resulta especialmente deliciosa: ¡las galletas! Además, las encontraréis en variadas presentaciones, con formatos de lo más diversos y en una paleta cromática infinita. ¿Queréis marcar la diferencia en vuestras ideas originales para bodas? ¡Decantaos por las galletas personalizadas! Aquellas que, fieles a vuestros gustos y al estilo del enlace, se convertirán en una excelente carta de presentación del mismo. ¿Deseando descubrir todas las posibilidades de esta dulce tentación?

Como detalle, de postre o en la mesa de dulces

Las galletas personalizadas resultarán de lo más versátiles en vuestro enlace. Y es que además de como detalle original para la boda, podéis optar por servirlas para acompañar al café, tras el banquete, y por supuesto, formando parte de las variadas ideas para candy bar que harán las delicias de todos los presentes durante la fiesta. Y si os gustan todas las opciones... ¡no os cortéis!

Sugar Tres Cantos

Para marcar la pauta de estilo

Al igual que ocurre en todo lo relacionado con las ideas de decoración para bodas, las opciones a la hora de personalizar las galletas son infinitas, pues deberéis tener en cuenta tanto criterios de formas, como de colores, texturas y estampados. Lo importante es que sean fieles al mismo estilo que caracterizará vuestro "sí, quiero": romántico, campestre, boho... ¡En la unidad está la armonía!

Para definir enlaces temáticos

En caso de contar con una temática como eje central de la boda, ¡no hay más que hablar! Tomando esta como punto de partida, las galletas personalizadas podrán adoptar formas de personajes de cómics, de pelotas de vuestro deporte preferido, del skyline de la ciudad que vio crecer vuestro amor, de camisetas de vuestro equipo de fútbol preferido, de coches, de vuestro juego de mesa preferido... ¿Os sentís perdidos entre tantas posibilidades? Tranquilos. Hablad con el pastelero si necesitáis concreción.

Sylvia's Box

A juego con la cartelería

Definir el estilo de enlace que queréis es básico antes de encargar esas invitaciones de boda vintage que tanto os gustan. Una decisión que también os permitirá elegir el resto de la cartelería nupcial, como el seating plan o las minutas. Para mantener la armonía entre los diferentes elementos, recordad que es importante utilizar en todos la misma tipografía, las mismas imágenes e, incluso, el logo de la boda si lo tenéis. Y lo mismo ocurrirá si os decantáis por unas galletas personalizadas. Tened en cuenta el resto de criterios... ¡y acertaréis seguro!

Para niños y adultos

Si queréis diferenciar los regalos que entregaréis a los más pequeños de los destinados al resto de invitados, con las galletas personalizadas lo tenéis muy fácil. Apostad por un diseño que reproduzca algunos de los personajes animados que causan furor en ese momento, por ejemplo, y por otros igual de divertidos pero menos infantiles para el resto de asistentes. Corazones, estrellas, casas, caras, monigotes, galletas de la suerte con proverbios populares dentro o frases dedicadas a cada invitado.… No hay límite. ¿Os imagináis un dulce con el vestido de novia con escote corazón para los asistentes? Pues dejad de imaginar: puede convertirse en realidad.

Albotón Dulce

Para dar forma al sitting plan

Una manera perfecta de "matar dos pájaros de un tiro" pasa por convertir este apetitoso regalo para invitados de boda en el sitting plan de la misma. De este modo, en lugar de cartelitos junto a cada plato, colocad galletas con los nombres de vuestros seres queridos. ¡Les gustará tanto que les costará comérselas! ¿Queréis ir un paso más allá? Además de incluir vuestros nombres o iniciales y la fecha del enlace, ¿os seduce la idea de personalizar este sabroso dulce con una foto de la sesión preboda o con fotos de vosotros con cada uno de los invitados o en grupo? ¡Se quedarán todos con la boca abierta!

La importancia del packaging

Por supuesto, no hay que pasar por alto el propio envoltorio o packaging de presentación. Se puede tratar de una bolsa de celofán, de un sobre de papel kraft, de una lata personalizada, de una bolsita serigrafiada, de una cajita... Elijáis la opción que elijáis, recordad que también necesitaréis vestirla para la ocasión. Los detalles marcan la diferencia.

Galletea - Galletas personalizadas

¿Convencidos de sus posibilidades? Y es que además de poner la nota más dulce a vuestro paso por el altar, estas galletas encantarán a todos vuestros familiares y amigos con sus deliciosos sabores y sus originales formatos y mensajes. Como también lo harán esas invitaciones de boda tan originales y esas fantásticas canciones para bodas que habéis seleccionado pensando en todos ellos. Va a ser un día... ¡redondo!