Patricia Martín
Patricia Martín

La boda es un momento único en la vida que queréis compartir con todos vuestros seres queridos. Pero hay que prestar especial atención a quien se envían las invitaciones de boda para evitar que la lista de familiares y amigos sea mucho más larga de lo que habíais previsto en un inicio. Os habéis marcado un presupuesto para cada partida y, aunque luego siempre es necesario hacer de más y de menos, lo importante es equilibrarlo para no gastar más de lo previsto. Por ejemplo, si el vestido de novia ha resultado más caro de lo esperado, deberéis recortar en otros aspectos del enlace, como en el precio de los zapatos o del ramo de novia. Y lo mismo ocurre con el banquete, uno de los mayores desembolsos económicos en cualquier boda. Así que fuera compromisos y centraros realmente en aquellas personas que, sí o sí, queréis a vuestro lado el día B. Para ayudaros en esta tarea, os mostramos una lista de las personas que quizá no deberíais invitar a vuestro enlace.

Familiares lejanos

Los lazos de sangre son importantes y, por supuesto, contaréis con que la familia venga al completo. Sin embargo, ¿es necesario incluir a aquellos tíos lejanos que no véis ni siquiera durante las fiestas de Navidad? ¿O a aquellos primos que viven en otra ciudad y con los que habéis perdido todo el contacto? Este punto es importante y, para evitar que ninguna de las dos familias se pueda sentir molesta u ofendida, debe ser igual para ambas.

Amigos a quienes habéis perdido la pista

Quizá os ha separado el hecho de que ya no vivís en el mismo lugar o que tenéis estilos de vida diferentes pero, en definitiva, ya no forman parte de vuestro día a día. Pensad qué importancia tienen en vuestras vidas y si de verdad podéis renunciar a que vengan a vuestra gran celebración, en la que tenéis preparadas unas imaginativas ideas de divertidas para bodas con las que sorprender a todos vuestros asistentes.

The Big Day
The Big Day

Amistades poco relevantes

Habéis hecho buenas migas en el gimnasio o son compañeros de trabajo, pero, ¿son amistades "de verdad"? Pensad si se trata de una relación cordial y afectuosa o va más allá. Es decir, si tenéis un trato agradable únicamente o se trata de alguien a quien no deseáis perder de vista porque os unen muchas cosas y muy profundas. De hecho, no importa tanto el tiempo que hace que os conocéis como si vuestra perspectiva es compartir grandes momentos. Si es el caso, seguro que desde que les mencionásteis la palabra "boda" están buscando entre los trajes de fiesta 2019 el que mejor se adapta a sus gustos y presupuesto.

Acompañantes de vuestros invitados

Si realmente necesitáis reducir la lista de invitados, otra buena manera de hacerlo es pidiendo a vuestro grupo de amigos y amigas que vengan solos si están solteros o no tienen pareja oficial. De este modo evitaréis el típico +1 y podréis ir reduciendo gradualmente los nombres de la lista, lo que os servirá de gran ayuda a la hora de prever el número de regalos para invitados de boda que vais a necesitar.

Parejas que no os invitaron a su boda

Para vosotros son buenos amigos, pero lo cierto es que hace unos meses que pasaron por el altar y no os invitaron a su enlace. En ocasiones así, está más que justificado que no los incluyáis en vuestra lista de invitados. A no ser que haya razones que justifiquen su decisión, claro está, como que la celebración tuviera lugar en el extranjero.

Bebés y niños de hasta 14 años

Aspectos económicos, problemas de espacio, no tener que planificar un menú infantil ni contratar animadores... Son muchos los motivos que llevan a las parejas a decidir que es mejor que en su enlace no haya niños (por lo general, menores hasta los 14 años). Todo cuenta cuando vuestra prioridad es no saliros del presupuesto. Sin embargo, para evitar malos entendidos es necesario que lo especifiquéis bien en vuestras invitaciones de boda vintage.

Palacio Santa Cristina
Palacio Santa Cristina

Compromisos de vuestros padres

Estáis intentando reducir al máximo la lista de invitados y, de repente, vienen vuestros padres con algunos nombres más. Habladlo bien con ellos y negociad quién debe asistir y quién no. Está claro que sus compromisos no pueden afectar al presupuesto del enlace que os habéis marcado. ¿O preferís renunciar a las ideas para el photocall que siempre habíais soñado?

Tened en cuenta también que habrá gente de vuestra lista que no podrá acudir al enlace por temas diversos. Así que una buena solución puede ser crear una lista B y, si alguien os falla, incluirlos en su lugar. Pero mientras llega el gran día es momento de empezar a pensar en el estilo del traje del novio y en qué zapatos de novia van a resultar más apropiados para bailar las canciones de boda hasta altas horas. Todo es cuestión de equilibrio.