La nueva colección de vestidos de novia para 2014 que Raimon Bundó presentó ayer en la pasarela de la Barcelona Bridal Week supone todo un derroche de creativdad y de sentimientos entrelazados que no dejará a nadie indiferente. En ella encontramos, como cada año, dos líneas diferenciadas capaces de adaptarse tanto a las novias más clásicas como a las más modernas.

La línea de Raimon Bundó novias, bajo el nombre de Tiempo infinito, nos transporta a una época clásica renovada en la que la elegancia es el elemento indispensable para toda novia. Entre los tejidos encontramos tules, sedas y brocados de seda y algodón con dibujos abstractos. Las curvas marcadas que realzan la belleza femenina son su seña de identidad y en cuanto a los colores encontramos tonalidades desde el marfil hasta el blanco. Las cintas de seda y una colorida pedrería ofrecen un toque muy personal a sus diseños, llenando de romanticismo todo el look de novia.







En cambio, la línea Ir de Bundó, que recibe el nombre de Alegría está pensada para las novias más jóvenes e innovadoras. Unos diseños llenos de frescura y comodidad en los que la naturaleza y suaves tonalidades de color como el beige o el azul añil son los claros protagonistas. Los tejidos estrella son el chantillí, el tul y, como no podía ser de otra manera, la seda. Las novias más sensuales y desenfadadas encontrarán en esta línea su vestido de novia perfecto.