Fotoclip
Fotoclip

Durante la organización del enlace necesitaréis la ayuda de vuestras madres para muchas cosas. Por ejemplo, a la hora de hacer la lista de seres queridos que queréis que os acompañen en un día tan especial, a la de enviar las invitaciones de boda, a la de decidir el menú del banquete nupcial y, por supuesto, a la hora de escoger el fantástico vestido de novia. Las madres son una fuente de apoyo inagotable y el día B estarán muy presentes. Sobre todo en estos 10 momentos inolvidables.

1. Esa ayuda atenta

De hecho, este primer momento no es un momento como tal sino un principio general, una regla para toda la boda. Y es que las madres siempre estarán ahí para lo que necesitéis durante los preparativos del día B. E igual que en la organización del enlace han echado una mano contactando con los proveedores de ideas divertidas para bodas, el gran día harán lo necesario para que todo funcione correctamente. ¿Cómo? De muchas maneras distintas. Puede ser saludando a los invitados, asegurándose de que todo está de su gusto o ultimando pequeños detalles con los profesionales contratados. Y, además, siempre tendrán un gesto cariñoso para vosotros que os haga relajaros y disfrutar. Un beso, un abrazo, una mirada cómplice... Os conocen perfectamente, así que saben cómo hacerlo.

Instántanea y Tomaprimera
Instántanea y Tomaprimera

2. Los preparativos

Hablamos de esas horas previas al "sí, quiero" en las que toca prepararse para lucir increíbles. ¿Quién será la que ajuste el cuerpo del vestido de novia con escote en V, la corbata del traje del protagonista del gran día o la que vigile que la tarea del maquillador y el peluquero quede absolutamente impecable? Las madres estarán muy emocionadas por poder compartir con vosotros estos momentos que, a buen seguro, les evocarán las innumerables ocasiones a lo largo de vuestras vidas en que os ayudaron a vestiros de pequeños o a prepararos para celebraciones importantes.

3. Las joyas familiares

Además, antes de entregaros a vuestro futuro esposo o esposa, puede que las madres os den esa joya familiar heredada o prestada, como colgantes, anillos, pulseras o, incluso, tocados de novia. Será un momento muy íntimo y emotivo, ya que con este gesto os transmiten un valor familiar que representa pertenencia, orgullo y relevo generacional.

José fotografía
José fotografía

4. La entrada a la ceremonia

Seguro que vuestras madres estarán muy pendientes de vosotros en el momento de hacer vuestra entrada, camino del altar. La madre del novio porque, espléndida con su vestido de madrina, te acompañará del brazo en un momento tan importante del día B y la madre de la novia porque le costará contener la emoción al ver el gran paso que está a punto de dar "su pequeña". Risas, lágrimas, todo vale en un instante lleno de nervios y emoción. Un apretón de manos, una mirada tierna y cariñosa... Seguro que sabrán transmitiros lo importantes que sois para ellas y lo orgullosas que están de vosotros.

5. Abrazos tras la ceremonia

Tras la ceremonia y el aplauso de todos los presentes, llega el momento de las felicitaciones. Amigos y familiares querrán besaros y desearos lo mejor en el nuevo camino que iniciáis. Pero entre todas las muestras de cariño que recibiréis en este momento habrá unas más importantes que otras y, entre ellas, estarán las de vuestras madres. Su fuerte abrazo y sus cálidas palabras os reconfortarán más que las de nadie más.

Alma y Arte
Alma y Arte

6. Las fotos de después

También compartiréis un momento único; los nervios disipados después de que todo haya salido bien en la ceremonia y ya estéis oficialmente casados. Antes de iniciar el reportaje fotográfico de pareja será un buen momento para tomar unas imágenes rápidas con vuestros familiares más cercanos. Será el instante perfecto para que os retraten junto a vuestras madres en cariñosos y divertidos posados. ¡Se notará la complicidad que hay entre vosotros!

7. Un brindis a su salud

Recordarles lo importante que son en vuestras vidas será una muestra del gran amor que sentís por ellas. ¿Cómo hacerlo en público? Por ejemplo, mencionándolas en el discurso que deis o bien proponiendo un brindis a su salud. No olvidéis comentar el papel tan destacado que siempre han tenido en vuestra vida y cómo se han implicado en todos los preparativos del enlace para descargaros de responsabilidades y apoyaros. Y si una de las madres no puede estar presente, será un buen momento para recordarla.

Agencia Süss
Agencia Süss

8. El vídeo resumen

Es posible que hayáis preparado un vídeo resumen de vuestra relación o que lo hayan hecho vuestros amigos y familiares por vosotros. Si es el caso, es más que probable que las madres salgan en alguna foto del montaje. Verse ahí reconocidas, dentro de vuestro proceso vital de crecimiento, será muy especial para ellas… ¡y para vosotros!

9. El baile juntos

Según dicta el protocolo, tras el baile inaugural de la pareja de recién casados llega el momento de que bailen los padrinos y los padres, antes de intercambiarse las parejas y que se unan el resto de invitados. Sin embargo, vosotros sois los que decidís cómo queréis que sean las cosas en vuestro día B. Y una buena manera de demostrar a las madres lo importante que son en vuestras vidas es bailar también con ellas una de las canciones románticas para bodas elegidas o bien unos acordes de la misma. También podéis elegir una canción especial que tengáis con ellas y, así, ese momento será todavía más simbólico.

Alma y Arte
Alma y Arte

10. Un detalle especial

Acordaos de regalar algo bonito a vuestras madres cuando repartáis los detalles originales para bodas a los invitados. Lo ideal es que se trate de algo personalizado y especial para agradecerles su papel relevante. Al darles el obsequio os emocionaréis mucho recordando lo que significa vuestra relación madre–hijo o madre–hija. Puede ser un ramo de flores, una carta, una pequeña y representativa joya...

Si no sabéis qué regalarles, podéis hacer dos réplicas del ramo de novia y entregar una a cada una. Y si, por desgracia, alguna falta, podéis poner algún elemento que las represente en el mismo ramo o hacer sonar una de las canciones de boda en su honor. ¡Madre no hay más una! Recordadlo.