Viajes Exóticos

Con tanto lío de preparativos no paras de un lado a otro. Falta poco para el gran día y todavía no tienes a punto los detalles de boda para regalar a los familiares y amigos que aistirán al enlace ni las canciones para bodas que queréis que suenen en la ceremonia. Y aunque ya has elegido tu modelo preferido entre docenas de vestidos de novia, también has de ultimar qué bouquet de flores escogerás como el perfecto complemento nupcial. Tranquila. Es muy común que, en algún momento de la organización del enlace, muchas novias sientan la necesidad de desconectar y marcharse a una isla desierta lejos de todo y de todos. ¿Te ha pasado a ti también? Si la respuesta es que sí, quizá puedes convertir tu sueño en realidad de una manera muy sencilla. ¿Cómo? Eligiendo alguna de las miles de islas de las Maldivas como destino para vuestra luna de miel. ¡Seguro que no os arrepentiréis!

Y es que muy pocos lugares del planeta se pueden comparar a las maravillosas 1196 islas de coral (¡solo 203 habitadas!) que integran las Maldivas. Este paraíso del Océano Índico está repleto de playas, islas y atolones de arena blanca, aguas cristalinas y turquesas, y coloristas arrecifes. Por eso y por mucho más, las Maldivas son conocidas como las Islas del Paraíso.

Himba Tours

1. No news, no shoes

"Ni noticias ni zapatos". Esta va a ser la máxima de vuestra luna de miel desde el momento en que lleguéis a las Maldivas. ¿Te acuerdas de los nervios que pasaste cuando buscabas zapatos de novia vintage, no encontrabas esos maravillosos textos para invitaciones de boda o tu pareja no hacia más que mirar tendencias en trajes de novio 2019 sin decidirse por ninguna? Pues ahora ha llegado el momento de relajarse y disfrutar

2. ¡Mirad por la ventanilla!

Antes de aterrizar en el aeropuerto de Male ya estaréis disfrutando de las Maldivas. Cuando compréis el billete cogeros ventanilla. ¿Por qué? Imaginaros ir descendiendo hacia el aeropuerto y descubrir las Maldivas a vista de pájaro con sus maravillosos atolones de agua turquesas y playas blancas. ¡Inolvidable! Casi tanto como lo estarás tú luciendo un precioso vestido de novia de corte princesa.

AimarTour Viajes

3. Un país de records

No solo vais a estar en el paraíso, sino que Maldivas también es un país de records guiness. Con sus 300 kilómetros cuadrados, la República de las Maldivas es el país más pequeño de Asia. ¿Algo más? Sí, por supuesto: es el país con menos altitud del mundo, ya que el punto más alto no llega apenas a los 10 metros sobre el nivel del mar.

4. Viajes en hidroavión y lancha rápida

Al llegar al aeropuerto de la isla de Hulhule, en Male, seguramente no os espere un taxi ni un autobús. Aquí lo que se estila son las lanchas o hidroaviones que os trasladarán a vuestra isla-hotel. Volar en un hidroavión es una de las experiencias más auténticas que podéis experimentar. Trans Maldivian Airways y Maldivian Air Taxi organizan vuelos para disfrutar de vistas panorámicas desde el aire.

China Internacional Travel

5. Perderos en Male

Descubriréis la esencia de este maravilloso país en Male, su capital: calles estrechas, mercados de frutas y verduras, un puerto repleto de dhonis (antiguas embarcaciones de pesca), mezquitas, como la Friday Mosque, o casas de colores junto a Republic Square.

6. Disfrutar de sus numerosas islas

Tenéis tantas islas en las que perderos… Kandholhu, en la que no veréis a casi a nadie durante todo el día y podréis nadar entre tortugas; Fuamulaku, la más exuberante de todas y donde descubriréis frutas desconocidas; Diffushi, de playas blancas y aguas cristalinas; Reethi Raat, o Mirihi, pequeña isla en el Atolón Alif Dhaal, con un resort de 36 bungalows flotantes cerca de un fantástico arrecife que rodea la playa… Hay tantas opciones que vale la pena investigar por vuestra cuenta antes de organizarlo todo.

7. Comer en el fondo del mar

Sumergiros cinco metros bajo el agua y disfrutad de platos tradicionales contemplando el arrecife. Ithaa es un restaurante submarino que se encuentra en la Isla Rangali, en un resort de ensueño. Si tenéis ocasión, este es el momento ideal para lucir ese vestido de fiesta corto que elegiste para tu despedida de soltera.

8. Relajaros en una hamaca

Sus playas interminables de arena blanca, el intenso azul marino del mar abierto, las aguas turquesas de sus lagunas, las barreras de coral... Las Maldivas invitan a pasear y relajarse. Tumbaros en una hamaca en cualquier playa solitaria y disfrutad de las maravillosas vistas del lugar escuchando todas esas canciones románticas para bodas que elegisteis en vuestra boda. Seguramente no habréis experimentado nada igual en toda vuestra vida. Y si queréis evitar las lluvias torrenciales, recordad que la estación seca va desde diciembre hasta el mes de abril.

9. Practicad deportes acuáticos

Zambulliros en sus aguas cristalinas, bucead o practicad snorkel junto a peces de colores, tortugas… No os olvidéis de coger una cámara submarina, una camiseta, una malla de piernas y un protector para la cabeza si os decidís a hacer snorkel. ¡El sol es tan fuerte que traspasa el agua! Las islas de Veligandu, Kuramathi o Maafushivaru son perfectas para practicar snorkel y buceo. Sin olvidarse claro está de Vilamendho, una isla perdida del Atolón de Ari Sur, con un resort de lujo y uno de los mejores puntos de buceo del país.

10. Disfrutar de amaneceres atardeceres y únicos

Perseguid al sol e informaros bien de dónde podéis ir para disfrutar de espectaculares amaneceres y atardeceres. ¡Son únicos y vale la pena verlos!

Zafiro Tours Granada Camino de Ronda

11. Un mar de estrellas

La bioluminiscencia es el fenómeno por el que ciertos organismos emiten luz. Si os bañáis de noche en el mar, parecerá como si estuvieseis rodeados de diminutas estrellas, que se encienden a vuestro paso. Acercaros por la noche a la playa de la isla de Vaadhoo. ¡Se suele iluminar cuando se acumula el fitoplacton!

12. Pasar unas horas en una isla desierta

¿Quién no ha soñado en alguna ocasión con perderse en una isla desierta? ¡Hacedlo realidad! Preguntad en el hotel o a cualquier guía. Ellos os podrán llevar a esos atolones donde podréis estar horas como Robinson Crusoe. Eso sí, no os olvidéis de regresar, pues a veces durante la noche hay muchos cangrejos en las playas.

¿Qué os parece el plan? Si estáis ultimando todos los preparativos y tienes pensado hasta el peinado para bodas que vas a llevar el gran día, solo os queda decidir y organizar la luna de miel. ¡Y no os olvidéis de las ideas originales para bodas!