Este país europeo destaca por albergar una cultura tan admirable como única, y una belleza indiscutible y muy característica. Además, las costumbres de su gente siempre han servido como ejemplo a seguir por su gran moralidad y su respeto por el mundo que les rodea.

Si Holanda es una de las opciones planteadas para vuestro viaje de novios no perdáis detalle de todo lo que podréis conocer:

  • Ámsterdam: es la capital del país y uno de sus mayores atractivos. Conserva muchos de los edificios construidos en los siglos XVII y XVIII que contrastan con la belleza de sus canales atravesados por puentes. Museos y mucha historia os espera en esta ciudad que siempre acogió a aquellos que por su religión o por su manera de pensar se vieron obligados al exilio. Una animada vida nocturna y todo tipo de restaurantes que representan infinidad de culturas del mundo completan su oferta turística. ¡Por supuesto, no podéis dejar de pasear junto a los canales en bici!
  • La Haya: se trata de la capital administrativa de Holanda. No podéis dejar de visitar sus museos en los que encontraréis algunas de las obras de los grandes artistas de la Edad de Oro holandesa. Además, si tenéis la suerte de viajar en julio podréis disfrutar del North Sea Jazz Festival.

 

 

  • Rotterdam: alberga uno de los puertos más activos de Europa. Por el día las terrazas se llenan de gente tomando el sol y por la noche encontraréis gran cantidad de locales nocturnos. Durante la II Guerra Mundial, buena parte de la ciudad fue destruida.
  • Delft: esta ciudad es conocida por la calidad de su cerámica. También en ella encontramos los canales característicos. En su casco antiguo podréis admirar edificios e iglesias de hasta 400 años de antigüedad.
  • Leiden: aquí se encuentra la universidad más antigua de Holanda. No os podéis perder los Jardines Keukenhof, en los que se encuentran unos siete millones de tulipanes de diferentes especies. Y arevéos a alquilar una bici para descubrir los molinos de viento y preciosos bosques en las afueras de la ciudad.