Algunas madres se convierten en una ayuda imprescindible para la novia, ayudándoles a organizar cada detalle del enlace, desde la elección del vestido de novia hasta la confección de la lista de invitados o la compra de los detalles de boda. Otras no disponen de todo el tiempo que desearían, pero además de que siempre estarán a tu lado brindándote su apoyo, pueden contribuir en algunas tareas que le facilitarán mucho el trabajo a la pareja, como en el envío de las invitaciones de boda, por ejemplo.

A continuación, te proponemos una lista de las tareas que tu madre puede hacer o bien compartir contigo durante los preparativos del enlace. Son momentos que pasaréis juntas, reforzando vuestro vínculo y que os permitirán disfrutar de momentos únicos. Hazla partícipe desde el principio de uno de los días más felices de tu vida y no dejes de demostrarle lo mucho que la quieres por todo lo que siempre ha hecho por ti. Madre no hay más que una. Así que no dudes en hacerle saber lo importante que es en tu vida y cuánto significa.

1. Ir juntas de compras

Tradicionalmente, la madre siempre acompaña a su hija a visitar las tiendas de diseñadores de vestidos de novia. ¿Por qué? Porque nadie como ella será completamente sincera a la hora de aconsejarte sobre cómo te quedan los diferentes modelos que te pruebes, ya sean vestidos de novia de corte sirena, princesa o en A, o bien vestidos de novia con escote corazón. Aunque ella siempre te verá perfecta, no tendrá problemas a la hora de indicarte si un modelo te hace mucha cadera o te ves disfrazada con él. Te quiere ver perfecta en un día tan importante, así que guíate por sus palabras y déjate asesorar.

Laura Gallardo Eventos
Laura Gallardo Eventos

2. Incorporar tradiciones familiares a la boda

Si en vuestra familia hay alguna tradición especial, será tu madre la encargada de transmitírtela. Es posible, por ejemplo, que conserve un objeto significativo, como el velo de novia de tu abuela o un tocado que todas las mujeres de la familia han lucido para resaltar su recogido con flequillo el día de la boda. Las madres suelen ser la transmisoras de las tradiciones familiares de generación en generación.

3. Enviar las invitaciones

Puede parecer una tarea sin importancia, pero lo cierto es que dependiendo del número de invitados a vuestro enlace se necesitará más o menos tiempo para llevarla a cabo. ¿Habéis optado por una de las invitaciones de boda caseras más sorprendentes? ¿El vuestro es más un enlace de aire clásico, con unos textos para invitaciones de boda correctamente redactados, en una única tipografía? Sea cual sea vuestra elección, no olvidéis que os puede resultar de gran ayuda.

4. Confeccionar la lista de invitados

Quizá no sabías que unos amigos de tus padres se han separado o no recuerdas el apellido de tu tía con tantos nervios. Tranquila. Tu madre estará allí para indicarte este tipo de cosas y que las puedas tener en cuenta a la hora de confeccionar la lista de invitados, enviar las invitaciones de boda vintage o decidir dónde sentar a familiares y amigos. Así te aseguras de que no habrá problema y de que todos vuestros seres queridos se sentirán cómodos y relajados el gran día.

R Magee Photography
R Magee Photography

5. Elegir el menú del banquete

De nuevo será sincera con su opinión y os indicará qué platos le parecen más apropiados y cuáles os desaconseja, de acuerdo con su experiencia culinaria y sus conocimientos sobre alimentos de proximidad y de temporada. Y como las madres siempre saben de todo, seguro que está a la última en recetas para celebraciones especiales y os puede sugerir una mezcla de tradición y modernidad de forma equilibrada, con la que dejar a todos vuestros invitados con la boca abierta.

6. Apoyo moral y emocional

Te conoce mejor que nadie. Así que sabrá en todo momento si te sientes feliz, estresada, nerviosa... Cuando te vea "flaquear" seguro que no tiene problema en invitarte al cine, a una sesión de manicura, a un spa o a una merienda para que podáis hablar tranquilamente las dos juntas. Su apoyo y su presencia resultan imprescindibles siempre, pero especialmente en momentos tan especiales como el que estás viviendo.

7. Actuar como anfitriona

Cuando los invitados empiecen a llegar al lugar de la ceremonia, tú todavía no habrás llegado, por lo que será tu madre quien los reciba y les dé la bienvenida a un día tan especial y único.

Estibaliz Souto
Estibaliz Souto

Estas son algunas de las tareas básicas que la madre de la novia puede realizar para ayudar a su hija con los preparativos de la boda, pero lógicamente la lista no acaba aquí. De modo que si formáis un buen equipo, también podéis elegir juntas el ramo de novia, decidir la mejor decoración para la iglesia y pensar los peinados para bodas más acordes con tu estilo y personalidad.