En la actualidad, muchas parejas apuestan por saltarse lo establecido y celebrar una boda completamente personal. Apenas existen protocolos estrictamente marcados, las ideas originales para bodas han ganado terreno y, por ende, estas románticas tradiciones ya no tienen por qué llevarse a cabo: los novios han dejado de encontrarse en el altar para verse minutos antes de forma íntima en un first look; en la ceremonia los invitados deciden libremente donde sentarse; han surgido nuevos estilos de parejas, nuevas formas de lucir el look nupcial con vestidos de novia y trajes de novio informales y coloridos; nuevas formas de celebración mucho más personales y fiestas postboda con esencia propia; así como un sinfín de ideas divertidas para bodas fuera de lo establecido. No obstante, hay costumbres que no deben perderse y, por muy innovadoras que resulten las bodas actuales, siempre queda en ellas algún resquicio de las clásicas ceremonias de siempre; y la entrada en la iglesia es uno de ellos.

A continuación os mostramos el orden establecido para la entrada en la iglesia. Recordad que tenéis libre elección para adaptar el protocolo como más os guste, aunque respetarlo siempre será una opción muy acertada. Para los novios que seguís apostando por una ceremonia nupcial clásica pero no tenéis el orden de entrada en la iglesia claro, estos pasos os resultarán imprescindibles. 

1. Los invitados

La gran mayoría querrán esperar a la novia y no entrar en la iglesia hasta después de haber visto su precioso vestido. No obstante, lo correcto es que todos los invitados entren 15 minutos antes del comienzo de la ceremonia, permaneciendo sentados justo hasta la entrada de la novia.

En las ceremonias más formales, normalmente los invitados tendrán un sitio marcado: los bancos del lado derecho serán para amigos y familiares del novio, y los del izquierdo para familiares y amigos de la novia. Los primeros bancos de cada lado quedarán reservados para los familiares más directos de ambos, como padres, hermanos, padrinos o abuelos, por ejemplo.

Para evitar confusiones, una opción es poner carteles con los nombres de cada uno en las primeras filas, o simplemente un cartel de 'reservado'. En la actualidad esta opción es muy común, y los novios apuestan por las populares pizarras, románticos carteles con formas y colores o incluso banderines para incluir esos nombres, cuidando al mínimo cada detalle de la decoración de su boda.

Galicia en Boda

2. Primeras entradas

Después de los invitados, y una vez estos ya están sentados en los bancos de la iglesia, deben entrar los testigos de la boda en pareja y detrás de ellos la madre de la novia y el padre del novio. Tanto testigos como familiares cogerán sus respectivos asientos en los primeros bancos frente al altar. En el caso de los testigos, corresponde que se sienten en las esquinas exteriores de las primeras banquetas: los procedentes de parte de la novia en el lado izquierdo y los del novio en el lado derecho. No obstante, en ocasiones tendrán un sitio privilegiado en el mismo altar, justo a los lados de la banqueta de los novios. 

3. Entrada del novio junto con la madrina 

El novio siempre entrará primero en la iglesia junto con la madrina, que normalmente será su madre. Con una música especial como telón de fondo, lo correcto es que el novio haga su entrada dando su brazo derecho a la madrina, y ambos esperen de pie en el lado derecho del altar, hasta la llegada de la novia.

Fotonovax

4. Entrada del cortejo

A pocos minutos de la llegada del novio al altar, la música comenzará a sonar anunciando la entrada del cortejo de la novia. Aunque popularmente la entrada de la novia iba seguida por sus pajes y damitas, en la actualidad las tradiciones provenientes de Estados Unidos han influenciado en nuestras ceremonias, incluyendo la figura de las damas de honor y los acompañantes o Best Men. Sin duda, la entrada del cortejo se ha convertido en una de las formas más románticas y especiales de anunciar la llegada de la novia.

Las damas de honor serán las primeras en llegar, acompañadas o no por los Best Men. En caso de ir acompañadas, lo harán en parejas hasta el altar, donde se colocarán detrás de los padrinos y madrinas: las chicas en el lado izquierdo formando una fila y los chicos en el lado derecho simétricamente. Sin Best Men, el pasillo lo recorrerán las damas de honor en fila y, del mismo modo, se colocarán detrás de los padrinos y madrinas de la novia.

Siguiendo a las damas de honor entrarán pajes y damitas. Como comentábamos, popularmente la figura de estos niños iba detrás de la novia, cerrando así su entrada. No obstante, en la actualidad es más común ver como los pajes y damitas ocupan su lugar delante de la novia, portando las arras y lanzando pétalos de rosa. Esta opción asegura que los niños estén más controlados y evita que se queden solos después de la novia, sin una figura adulta detrás. A la llegada al altar, pajes y damitas pueden sentarse junto con sus padres para sentirse más cómodos.

Yunico Audiovisuals

5. Entrada de la novia junto con el padrino 

El cortejo de la novia es el preludio de su entrada, la llegada del esperado momento. La novia entrará seguidamente de las damitas y los pajes, agarrada del brazo derecho de su padrino, que normalmente será su padre. Una vez llegados al altar, los padrinos tomarán asiento en la cabecera de sus respectivas banquetas o justo al lado de sus hijos, y la pareja permanecerá sentada frente al altar, ella en el lado izquierdo y él en el derecho, a la espera de darse el "sí, quiero" y formalizar así su amor.

White Picture

Aunque nadie debe deciros como hacer las cosas en vuestra boda, pues por supuesto es vuestro día y únicamente vosotros decidiréis qué es mejor, las pautas de entrada en la iglesia os ayudarán a conseguir una cierta armonía al inicio de vuestro día B. Recordad que durante la ceremonia viviréis momentos de emoción y nervios que podrán jugaros malas pasadas. Por ello, seguir un orden a la hora de entrar a la ceremonia os resultará muy útil para empezar el día con buen pie. Además, conseguiréis un precioso efecto estético y visual que dejará boquiabiertos desde el principio a todos vuestros invitados.