En octubre de 2006 y gracias a una amiga en común, Toni y Amparo decidieron darle una oportunidad al amor. Esta pareja de jóvenes sentía que existía entre ellos una complicidad única, un sentimiento especial que les llevó a querer recorrer un mismo camino... de más de 9 años juntos, nada más y nada menos.

Pasado ese tiempo, y queriéndose como el primer día, Toni pensó que había llegado el momento: quería pedir matrimonio a su chica y qué mejor momento que la mañana de Reyes para dar el gran paso. ¡Y así fue! Cuando Amparo creía que su chico todavía no estaba preparado para tomar esa decisión, ¡el mejor de los regalos tocó su puerta un 6 de enero! Por supuesto, su reacción de sorpresa fue acompañada de un gran y rotundo "¡sí!".

Un romántico "sí, quiero" 

La pareja decidió que la localidad de El Puig (Valencia) era idónea para la celebración de su tan deseado día. Concretamente, Toni y Amparo quedaron enamorados del Huerto de Santa María; una lujosa y exquisita masía con aires de grandilocuencia. Maravillosa y perfecta para acoger su "sí, quiero".

Siguiendo su línea más personal, y en absoluta armonía con el estilo propio del escenario escogido por ambos, la pareja se decantó por vestir su boda bajo un mantón de romanticismo y elegancia. Los colores nude y blanco lograron acentuar ese efecto chic, mientras que pequeñas pinceladas de verdes y rojos, en una gran variedad de tonalidades, le dieron la esencia natural que la pareja tanto deseaba reflejar en su gran día.

¡Guapísimos!

El outfit nupcial de ambos novios fue todo un éxito. Una elección que, sin duda, les hizo brillar con luz propia.

La novia se decidió por un precioso vestido de Franc Sarabia de manga larga y tul, que dejaba entrever la belleza de su espalda con un escote en pico bordado en plata. A juego le siguieron unos preciosos zapatos en beige, un ramo otoñal y un recogido complementado con un tocado en hilos silver.

Por su parte, el novio apostó por un traje de chaqueta negro con chaleco en gris plata y corbata a juego. Sencillo, sobrio y elegante.

Inolvidable sencillez

Esta pareja joven, alegre y con muchísimas ganas de quererse, se dio el "sí, quiero" en una boda sencilla, pero absolutamente romántica. La llegada de la novia en un fantástico Rolls Royce, las emotivas palabras que familiares y amigos dedicaron a los novios durante la ceremonia y, en definitiva, esa esencia natural y alegre que se respiró en todo momento, hicieron del enlace de Toni y Amparo un día mágico.

El equipo de Lorena Erre fue testigo de cada instante: momentos únicos que han quedado guardados en el recuerdo en forma de imágenes... fotografías únicas, exquisitas e inspiracionales. ¡Os enamorarán!