No cabe duda que Isaac y Esther estaban en el lugar y en el momento idóneo. Así, en un bar cualquiera de un septiembre cualquiera, esta pareja de recién casados se conoció y, sin apenas imaginarlo, encontraron el verdadero amor en tan solo un día.

Queriéndose incluso más que en sus inicios, 3 años bastaron para que ambos tomaran la decisión de dar un paso más allá en su relación: ¡darse el "sí, quiero"! Sucedió durante unas vacaciones, frente al mar, el lugar que les inspiró a dar el romántico gesto de formalizar su amor. De todas formas, y aunque la decisión estaba más que tomada, Isaac no quiso dejar pasar la oportunidad de declararse a la mujer de su vida en una sorpresa con pedida y anillo incluidos. ¡Un momento que Esther jamás podrá olvidar!

Mezcla de estilos y aficiones

La boda de Isaac y Esther fue una combinación perfecta de la personalidad de ambos enamorados. Así, la ciudad de Valladolid acogió un enlace mágico, en pleno invierno y el reflejo nítido de todo aquello que mejor representaba a cada uno; un "sí, quiero" auténtico.

Su pasión por la reconocida saga de Star Wars y una auténtica fascinación por la cultura egipcia se convirtieron en la dos temáticas protagonistas del enlace. Una mezcla, a priori, algo difícil de encajar... ¡pero que la pareja supo casar de forma única! Así, y siguiendo su propio estilo, Isaac y Esther lograron una decoración exquisita y distintiva, hecho que quedó reflejado en cada pequeño detalle: desde en el look de ambos novios –los gemelos de Isaac, así como sus calcetines, eran de Dark Vader, por ejemplo–, pasando por los porta alianzas –en forma de sarcófagos egipcios–, los muñecos de la tarta –dos muñecos PlayMobil representando a Dark Vader y Cleopatra– o las espadas con las que la pareja cortó el primer trozo de la tarta nupcial –dos sables de luz–. ¿El resultado? Una boda absolutamente diferente.

Siguiendo su propio estilo

Ambos novios decidieron alejarse por completo de convencionalismos y seguir su propio estilo, también, en su gran día. 

Esther apostó por un vestido blanco con una cinta rodeando su cintura y varios adornos en negro. A su look le añadió un abrigo victoriano negro, un precioso tocado con red negro, zapatos del mismo color y un ramo de calas con plumas. Por supuesto, también negras. Isaac, por su parte, se decidió por un traje negro clásico, camisa victoriana blanca, zapatos negros y los gemelos, como comentábamos, de Star Wars.

Un "sí, quiero" invernal y personalizado

De esta mezcla fantástica de personalidades surgió un enlace absolutamente inolvidable y difícil de olvidar para todos los presentes, novios y también para el equipo fotográfico de Danimantis Foto; testigos de este "sí, quiero" y responsables de guardar en el recuerdo cada instante... todo ello, en un sinfín de fotografías únicas.

Descubrid el gran día de Isaac y Esther vosotros también, e inspiraos gracias a la que fue una boda auténtica, mágica, llena de luz... ¡inolvidable!