El deseo de personalizar al máximo cada partida del enlace es una constante hoy en día para lograr el objetivo deseado: marcar la diferencia el día de la boda. Y una excelente manera de conseguirlo pasa por recurrir a las manualidades o DIY, pues serán perfectas para añadir esa nota distintiva y ese carácter especial que tanto deseáis para vuestro "sí, quiero". En línea con ello, hay una que os resultará ideal para dar un aire completamente único al pastel de boda: un cake topper con banderines. Se trata de una estructura sobre la que colocaréis los elementos deseados para coronar vuestra tarta nupcial, ya sea una reproducción de ambos en madera o cerámica, unos patos de goma, los muñecos de alguna conocida serie de dibujos animados o de una popular saga intergaláctica o, incluso, una deliciosa figura en azúcar glasé que hará las delicias de todos los presentes. ¡Vosotros decidís!

¿Qué poner en los banderines?

Lo que vosotros queráis. Pueden ser vuestros nombres, vuestros motes, vuestras iniciales, la fecha del enlace o bien alguna frase corta y propia del gran día, como "Recién casados", "Just married" o, simplemente, "Amor" o "Love". Pero también alguna expresión que os defina especialmente, que refleje a la perfección vuestra historia de amor o lo que significáis el uno para el otro o que ponga una nota divertida. Por ejemplo, "Mejor juntos", "Better together", "Nuestra boda" o bien "Y comieron perdices".

¿Cuál es el punto de partida?

En primer lugar, decidir qué queréis que ponga en los banderines. ¿Por qué? Porque ello determinará el número de triángulos que necesitaréis. Del mismo modo, es importante que consultéis previamente con el servicio de catering, con el pastelero contratado o bien con el lugar del banquete el tamaño que tendrá vuestra tarta o, al menos, el del primer piso en el que irá colocado este cake topper tan especial. ¡Toda previsión es poca a la hora de cuidar hasta el más mínimo detalle del día de la boda!

¿Qué materiales se necesitan?

Son pocos y resultan fáciles de conseguir, por lo que no tendréis problema a la hora de reunirlos. ¡Tomad buena nota de todos ellos!

  • Brochetas de madera de unos 30 cm de largo.
  • Cordel de sisal, ya que es un material natural, ecológico y resistente.
  • Cartulinas lisas (nosotros hemos usado una de papel kraft) o de diferentes colores, o bien papeles con variados estampados.
  • Rotulador bonito o pegatinas con letras. En ambos casos es importante asegurarse que la tipografía es parecida o del mismo estilo que la empleada en los diferentes elementos de la cartelería nupcial, como las invitaciones de boda, las minutas o las tarjetas de agradecimiento.
  • Tijeras o cúter.
  • Lápiz.
  • Goma.
  • Regla.
  • Pegamento de barra.

Paso a paso

Montar este cake topper de boda DIY con banderines es muy sencillo, así que no tendréis ningún problema en hacerlo. ¡Ni aunque esta sea vuestra primera manualidad!

  • 1. El primer paso es dibujar un triángulo doble con la ayuda del lápiz y la regla sobre la cartulina o bien un único triángulo sobre el papel estampado previamente doblado por la mitad, de forma que al desplegarlo tenga forma de rombo. Para aseguraros de que el triángulo os queda recto y bien igualado, podéis recurrir a este sencillo truco: dibujad la base y, después de señalizar la mitad de la misma, trazad una línea hasta arriba, asegurándoos de que su altura sea la misma que el ancho de la base. Ya solo os quedará dibujar las dos diagonales restantes.
  • 2. Repetid la operación todas las veces que necesitéis en función de las letras que compondrán ese fantástico cake topper y, cuando ya las tengáis todas, recortadlas con las tijeras o bien con la ayuda del cúter y la regla.
  • 3. ¿Cuál es el siguiente paso? Escribir las letras vosotros mismos o bien recurrir a las pegatinas con la tipografía que mejor encaje en vuestro enlace.
  • 4. Es entonces el momento de pegar los triángulos ya doblados por la mitad. Encolad el extremo inferior de los mismos, asegurándoos de dejar sin cola un espacio lo suficientemente amplio como para que la cuerda de sisal se deslice sin problema. 
  • 5. Una vez estén bien secos, pasad el cordel por el interior de los banderines, verificando que las letras quedan todas por el mismo lado.
  • 6. Ya solo quedará sujetar los banderines a la parte superior de las brochetas, atándolos con un sencillo nudo. Después de comprobar que han quedado firmes y que se leen sin problema, ya estará listo vuestro maravilloso cake topper artesanal.

Seguro que este cake topper de boda quedará muy original coronando vuestro pastel nupcial. Solo os faltará añadir la figura deseada y... ¡et voilà! ¡Animaos porque se trata de una manualidad o DIY de cake topper muy sencilla y el resultado marcará la diferencia!