El cojín porta alianzas es, sin duda, uno de los objetos más clásicos de las bodas –tan tradicional como el blanco por excelencia en los vestidos de novia, la presencia de las rosas en los ramos de novia naturales y románticos o los trajes de novio en forma de un perfecto chaqué. Lleno de significado y romanticismo, y alejado por completo de las ideas originales para bodas que tan exitosas resultan actualmente, el cojín porta alianzas se convierte en protagonista indiscutible del momento cumbre de la ceremonia matrimonial; es la base que sujeta los anillos de la pareja, esas joyas que obtendrán un significado trascendental pues simbolizarán la unión de ambos enamorados.

Por la evidente importancia de su función, el cojín porta alianzas requiere un gran cuidado y atención. En la actualidad, existe un amplio abanico de alternativas en cuestión de porta alianzas, como bastidores, cajitas de madera, o un sinfín más, siempre dependiendo del estilo de ceremonia, su temática, o directamente de los gustos personales de los novios. No obstante, el cojín porta alianzas no pasa de moda; en la actualidad, y a causa de la aparición de estos nuevos estilos de boda y novios, el cojín porta alianzas ha evolucionado en diseño, forma, material y color, convirtiéndose en un complemento versátil y personal, sin dejar de lado la tradición y el romanticismo que le caracterizan.

Cuadrados, rectangulares, redondos o en forma de corazón, por ejemplo, de raso, flores, encaje, con bordados, seda o punto de cruz, y decorados con vuestras iniciales o una bonita frase, dibujos, cristales, cintas o lazos; existen un sinfín de posibilidades que, como novios, os permitirán elegir un cojín porta alianzas completamente adaptado a vuestros gustos más personales. De esta manera, pasarán a formar así parte de vuestro gran día, protagonizando el momento más emotivo después de vuestro "sí, quiero" frente al altar.

Para darle mayor personalidad, y conseguir un cojín porta alianzas completamente único, podéis atreveros a realizar el vuestro con vuestras propias manos, aunque más emotivo será si este objeto es heredado de vuestros padres o abuelos, por ejemplo.

Como decíamos, difícilmente el cojín porta alianzas quedará en el olvido; la tradición de sus bordados y la belleza que propaga en el momento de la entrega de las alianzas nupciales, lo convertirán siempre en una de las opciones más románticas para el momento de la entrega de las joyas.