La mayoría de parejas actuales desea marcar la diferencia en su mágica cita nupcial y que todos los presentes se lleven la mejor impresión y el recuerdo más grato de su paso por el altar. Por ello, apuestan por ideas originales para bodas que les ayuden a conseguir su objetivo. Pero no solo eso, sino que también se decantan por unas invitaciones de boda sorprendentes y por unos detalles de boda que, además de encantar a todos sus familiares y amigos, les puedan resultar de gran utilidad. En línea con ello, muchas parejas deciden elaborar ellos mismos algún elemento de su gran día, como una pieza decorativa o los conos para el arroz, los pétalos de flores o el confeti. ¿Qué os parece, además, la opción de dar forma a algunos de los elementos que integrarán la mesa de dulces?

Junto con delicias como cupcakes, variadas galletas o chocolate, hay un clásico que nunca puede faltar en las ideas para candy bar: ¡las gominolas! Y aunque existen muchas maneras de presentarlas –como en un bol de cristal, en una bombonera, en bandejas o en tarteras de varios pisos– hoy os mostramos una diferente: un dispensador de nubes de azúcar (válido asimismo para otras chucherías) que, además de muy divertido y fácil de hacer, tendrá un resultado de lo más vistoso. ¡Seguro que encantará a todos vuestros invitados! ¿Preparados para descubrir cómo preparar esta idea divertida para la boda?

¿Qué materiales son necesarios?

Son pocos y fáciles de conseguir. Así que no tendréis ningún problema a la hora de haceros con todos y de dar forma a estos dispensadores de nubes.

  • Un macetero de cerámica, metal o polipropileno. No ha de ser demasiado grande, sino que lo ideal es que tenga unos 10 - 12 cm de altura y que su diámetro exterior también mida 10 - 12 cm.
  • Cemento blanco.
  • Una bolsa de congelación.
  • Cinta o celo de doble cara.
  • Palos de madera para manualidades. Deberán tener unos 20 cm de altura y unos 5 - 6 cm de diámetro.
  • Una bola de porexpan. Tendrá unos 10 cm de diámetro.
  • Palillos.
  • Nubes de azúcar.
  • Tela de organza de color.

Paso a paso

Una vez estén listos todos los materiales, habrá llegado el momento de ponerse manos a la obra. Ya os adelantamos, no obstante, que necesitaréis hacer el dispensador o dispensadores en varios momentos. Pero tranquilos. Son muy sencillos de hacer. ¡Descubrid cómo!

  • El primer paso es coger la bolsa de congelación y, después de fijarla al fondo del macetero con la cinta o celo de doble cara, preparar el cemento blanco en su interior. Este paso es muy importante pues, de lo contrario, el palo no se aguantaría recto con el peso.
  • Antes de que el cemento se haya endurecido del todo, deberéis colocar uno o dos palos de madera en el centro del macetero y aseguraros que se mantienen lo más rectos posible.
  • A continuación, pinchad el/los palos de madera en el centro de la bola de porexpan, de manera que esta quede pocos centímetros por encima del extremo superior del macetero.
  • Ya solo queda la parte más divertida de todas: pinchar los palillos en la bola de porexpan y luego, en ellos, las nubes de azúcar.
  • Para dar una nota más decorativa al conjunto, no dudéis en añadir la tela de organza en la base de la bola. ¡Podéis elegirla a juego con las ideas de decoración de la boda!

Si os ha gustado la idea, no dudéis en elegir un macetero de otro color y repetir el dispensador pero, en esta ocasión, de regaliz o de corazones de azúcar de diferentes tonalidades para conseguir un resultado más llamativo todavía. ¡Una buena opción puede ser escogerlos a juego con el maravilloso ramo de novia natural de la protagonista del gran día!

Y ahora que ya sabéis cómo sorprender a vuestros familiares y amigos con esta original presentación en la mesa de dulces, no dudéis en dejarlos también con la boca abierta preparando una playlist de canciones para bodas que permita que todos los presentes, espléndidos con unos vestidos de fiesta, se lancen a la pista de baile. ¡Llenad de carácter vuestra mágica cita nupcial!