Después de tanto tiempos juntos por fin ha llegado el momento ¡Os casáis! Y tras la buena noticia empieza una vorágine de preparativos para que el día de tu boda sea como siempre has soñado.

 

 

El primer paso, sin duda, es elegir la fecha de la boda. Existen muchas variables que os ayudarán a elegir el día: una fecha especial, el día que la iglesia que os gusta esté disponible, que coincida con las vacaciones, que sea en temporada baja… ¡Menudo lío! Relájate, prepárate una taza de café y lee con atención nuestros consejos.

  • Una fecha especial. Muchas parejas tienen una fecha que es especial para ellos: el día que se conocieron, el día que se dieron el primer beso, el día que empezaron a salir, etc. Si tenéis la suerte de que esa fecha caiga en fin de semana… ¡enhorabuena! Ya tenéis fecha de boda.
  • Lo que diga la iglesia, o el restaurante. Hay muchas parejas que tienen claro desde el primer momento dónde quieren celebrar la ceremonia o el banquete. Si se trata de sitios muy solicitados lo primero es ir a visitarlos y ver que fechas tienen disponibles.
  • Temporada baja. Si no contáis con un gran presupuesto una buena opción es casarse en temporada baja. Las fincas, los caterings y los restaurantes suelen tener buenas ofertas para los novios que se casan fuera de temporada. También sale más barato casarse en viernes y domingo.
  • Unas largas vacaciones. Hay parejas que prefieren celebrar su boda dos semanas antes de sus vacaciones. Así al mes de vacaciones le suman los 15 días de la luna de miel. Una buena forma de empezar juntos el matrimonio que unas largas vacaciones.

 

Foto: Hevents