La forma habitual de inmortalizar un evento tan maravilloso como vuestro paso por el altar es realizar un completo reportaje fotográfico –desde los preparativos de ambos contrayentes hasta la fiesta final–, así como grabar un vídeo del enlace. Sin duda, dos excelentes maneras de recrear a través de fotografías e imágenes profesionales la magia de vuestro gran día y de evocar algunos de los mejores momentos, como el camino hacia el altar al son de esas fantásticas canciones de boda, la entrega a tu hermana del espléndido ramo de novia o lo bien que lo pasasteis junto a vuestros seres queridos. Sin embargo, y aunque son dos excelentes maneras de recordar vuestro "sí, quiero", no os permitirán acordaros del tacto de vuestras invitaciones de boda, del aroma de los perfumes que ambos escogisteis, de lo bien que sentaban esas originales gafas incluidas entre las ideas para el photocall, de cómo eran los billetes de curso legal del destino lejano que elegisteis para la luna de miel... ¿Os apetece completar el pack de recuerdos del enlace con una particular cápsula del tiempo? Será un estupenda manera de rememorar uno de los mejores días de vuestra vida y, conforme pasen los años, la podréis abrir siempre que queráis.

Seleccionar el packaging

Lo primero que deberéis hacer es elegir bien la caja donde guardaréis los objetos preciados. Dependiendo de cuántos sean y de su tamaño, deberéis escogerla de un tamaño u otro para que os quepa todo y sea cómodo conservarla. Podéis dejarla tal cual o bien customizarla con un collage de instantáneas nupciales, con un lettering a mano semejante al de las invitaciones de boda caseras, con una reproducción del logo de vuestro día B, acompañarla de una tarjeta que detalle todo lo que contiene... Vosotros decidís. En cualquier caso, basaos en las ideas de decoración para bodas para respetar la armonía cromática y el estilo del enlace.

Bastidor o cajita de anillos

El cojín, la cajita, el bastidor o la esfera donde los pajes portaron las alianzas será, sin duda, un must en la caja recuerdo. Las alianzas ya las llevaréis en el dedo anular diariamente, como símbolo del compromiso y como un recuerdo vivo de vuestra unión. También podéis guardar la cajita del anillo de pedida con la que disteis el pistoletazo de salida a la organización del día más feliz de vuestra vida.

Un accesorio de cada outfit

¡Ahora toca elegir su contenido! Está claro que, por cuestiones de logística, no podréis guardar en su interior el vestido de novia de corte princesa, pero quizá sí el trocito de tela que te dieron para asegurar que los zapatos de novia de color armonizaban a la perfección. ¿Más opciones? ¡Sí! Haceos con un accesorio del look de cada uno: la liga, el tocado, la pajarita, los calcetines... Algo que no os importe no volver a usar y que tenga una medida asequible para vuestra cápsula de los recuerdos.

Elena CH Photo & Vídeo
Elena CH Photo & Vídeo

Primera instantánea tras el "sí, quiero"

Pedid expresamente a alguno de los testigos, ya sea uno de los padrinos, de las damas de honor o de los best men que os retrate en el altar justo después de daros el "sí, quiero" o nada más terminar la ceremonia, cuando acabe el ritual civil o religioso. ¿Por qué no el fotógrafo contratado? Porque estará ocupado retratándoos con su material profesional y esta debe ser una foto sencilla, espontánea y 100% natural. Colocadla encima de los objetos de la caja recuerdo o, incluso, en la tapa. ¡Os encantará verla!

Flores secas

Es una pena que los arreglos florales, tan bonitos y frescos, se pierdan después de la ceremonia y la celebración. Así que… ¿por qué no quedaros con algunas de las flores que los integraban o con el lazo que las sujetaba? Del mismo modo, quizá deseéis guardar unos pétalos o flores del ramo de novia natural. ¿Preferís conservarlo entero? En este caso deberéis secarlo previamente. ¿Sabéis cómo se hace? Es muy sencillo: basta con colgarlo boca abajo en un lugar con poca luz y ventilado durante unos días. Aunque si para el gran día te has decantado por un ramo de novia artificial, no tendrás problema en conservarlo tal cual y para siempre.

Algún ejemplar de la cartelería nupcial

Puede ser el misal de la boda, una de las invitaciones de boda vintage, una copia de las tarjetas de agradecimiento, el mapa para ubicar la celebración, el seating plan, las minutas… Elegid una de estos ejemplares o, ¿por qué?... ¡uno de cada! Apenas ocupan espacio y son muy representativos del enlace. Tampoco estará de más que guardéis un periódico de vuestro B.

Regalos para invitados

Si en vuestros regalos para invitados de boda habéis apostado por una planta crasa, por ejemplo, no podréis conservarla en vuestra caja nupcial. Pero sí si os habéis decantado por alguno de los prácticos detalles actuales, como un espejito, una vela, un abridor, una taza, unos jabones, un pendrive... ¿Queréis guardar también los cake toppers de vuestra tarta nupcial?

Windcraft Arts
Windcraft Arts

Detalle del photocall

Está claro que no podréis conservar el fondo de esas maravillosas ideas para el photocall, pero sí algunos de los elemento que escogisteis para que vuestros familiares y amigos disfrutaran de lo lindo disfrazándose y haciéndose divertidas fotos. Es el caso, por ejemplo, de esas graciosas gafas, de una peluca, de un sombrero, de las pizarritas con mensajes escritos en tiza… Os servirá para evocar el momento de fiesta y lo mucho que disfrutásteis tanto vosotros como vuestros seres queridos.

Souvenir del lugar

Y si habéis apostado por una destination wedding, no dudéis en guardar en el interior de la caja algún recuerdo típido del lugar de vuestra mágita cita nupcial. Puede ser una postal con el nombre de la ciudad o el pueblo, un pin, un imán para la nevera... ¡Incluso una bonita piedra en la que escribir su origen! Unas fantásticas ideas que os servirán, asimismo, con cualquier objeto de vuestra fantástica luna de miel. ¡Incluidas esas monedas o billetes restantes!

Todas estas ideas originales para bodas están abiertas a la innovación, así que no dejéis de completar vuestra cápsula del tiempo particular con todos los detalles de boda y demás elementos que queráis conservar para siempre. ¡Será una fantástica manera de rellenar los huecos de la memoria con los cinco sentidos bien activos!