¡Ya te lo ha pedido! Todo el mundo va a querer conocer hasta el último detalle cuando des la noticia. Antes de que tengas tiempo de pensar en las invitaciones de boda o imaginar ese maravilloso vestido de novia te van a bombardear con preguntas que, a lo mejor, pueden resultar incómodas, pero que demuestran la ilusión de los que te quieren. Y es que ellos sí están pensando en los vestidos de fiesta que se van a poner.

No vas a poder esquivar esta batería de preguntas, así que prepárate a tener que hablar de cosas que quizá tu no quieres contar. ¿Qué vas a contestar?

1. ¿Puedo ver el anillo?

Los anillos de compromiso suelen ser piezas únicas y originales, mucho más atractivos que las alianzas de boda aunque también pueden ser una simple alianza. Por eso todo el mundo va a querer admirar el tuyo. No olvides llevar las manos  siempre cuidadas, porque vas a mostrarlas varias veces al día durante esta etapa. Si alguien resulta indiscreto y te pregunta cuánto cuesta, no le hagas ni caso y cambia de tema.

2. ¿Cuántos quilates tiene?

Algunos de tus conocidos o amigos irán más allá de ver tu anillo de compromiso y te sorprenderán con esta otra pregunta, que te puede parecer impertinente. No te sientas como si estuvieses obligada a contestar. Si no quieres, simplemente encógete de hombros, haz ver que no lo sabes y cambia de tema rápidamente.

3. Y tú ¿qué le has regalado?

Si te apetece puedes confesarles qué tipo de regalo de pedida le has hecho, pero si no quieres, no te extiendas mucho explicando detalles. Si te parece puedes decirles, sin más, que le has obsequiado con un detalle “ supersecreto”.

4. ¿Cuándo os casáis?

Incluso aquellos que ya se han casado y saben lo complicado que es elegir el día de la boda, os harán esta pregunta. ¿Sabéis ya la fecha? Es normal, todo el mundo está ilusionado y tiene ganas de fiesta. Pero lógicamente todavía es pronto para saberlo.

La elección de la fecha depende de muchos factores: la disponibilidad de la iglesia o el juzgado, el restaurante, las vacaciones estivales… Contesta con calma diciendo cuál sería la época en la que te gustaría celebrar la boda: la próxima primavera, en otoño… Y si ya tenéis una idea aproximada mirad esas invitaciones de boda vintage que tanto os gustan o esas ideas de detalles de boda.

5. ¿Cómo se declaró?

Prepara dos versiones de la historia: una con todos los detalles para tus amigas más íntimas y un resumen general para los conocidos. Así, cuando otra compañera de trabajo te pregunte si se arrodilló delante de ti, estarás preparada para responderle con educación y sin perder los nervios.

6. ¿A quién vais a invitar?

La persona que te haga esta pregunta, en realidad, lo que quiere saber es si le vas a invitar a él y, en caso afirmativo, si a la boda acudirán también conocidos suyos. Si piensas invitar a esa persona, dile discretamente que estás preparando tú misma unas invitaciones de boda caseras y te va a llevar tiempo tenerlo todo listo, pero si no piensas hacerlo respóndele que va a ser una celebración íntima, con los amigos y familiares más cercanos.

7. ¿Dónde vais a ir de luna de miel?

No todo el mundo sabe, con tanta antelación, dónde va a viajar después de su boda. Algunas personas prefieren decidirlo después de toda la vorágine. Pero si sale el tema puedes aprovechar para que te den ideas y consejos sobre posibles destinos.

8. ¿Ya sabes qué estilo de vestido de novia quieres llevar?

A menos que seas una adicta a los tableros de Pinterest, es posible que todavía no hayas decidido si llevarás un vestido de novia corto o largo, y tampoco has tenido tiempo de informarte sobre el estilo que se llevará la próxima temporada. Además, todavía tienes que hacer el presupuesto, lo cual da bastantes quebraderos de cabeza. Desvía la conversación hacia aquello en lo que te estás concentrando ahora, que seguramente es cómo vas a planificar todos los preparativos en general.

Escarpenter Fotògraf

9. ¿Vas a celebrar una despedida de soltera?

Sea cual sea tu idea del tipo de celebración que quieres tener con tus amigas, no es necesario que entres en detalle con las personas que no van a asistir. Al fin y al cabo, son tus amigas las que lo van a organizar todo. Si crees que hay una conocida que quiere asistir, pero tú no piensas invitarla, dile simplemente. que con todo el trabajo que tienes, la fiesta será solo una cena íntima.

En cualquier caso, hablar de bodas es una ocasión ideal para que te den ideas originales para bodas y empezar a pensar el tipo de celebración que te gustaría organizar. Empieza la cuenta atrás y ya puedes comenzar a pensar en detalles de boda y el tipo de decoración  que te gustaría tener en la tuya.