Rosseblanc

Más allá del diseño de las invitaciones de boda, dónde comprar el vestido de novia, o mirar y remirar los detalles de boda para vuestros invitados, elegir el menú es una de las cuestiones más importantes de la organización de una boda.

Si vais a organizar un buffet o un banquete, el restaurador os ofrecerá la posibilidad de probar los platos elegidos antes de la boda, para que estéis seguros de que son de vuestro agrado y tengáis tiempo de hacer algún cambio si algo no os convence. Probar el menú antes del gran día es fundamental para asegurarse de que todo estará a vuestro gusto.

Mad Media Bodas

¿Qué es la prueba del menú?

El restaurante, hotel o catering que contratéis para el banquete nupcial ofrece a los novios la posibilidad de realizar una degustación gratuita de varios platos elegidos entre la amplia diversidad de propuestas de su carta. Una prueba que os permitirá confeccionar el menú a vuestro gusto.

Cuándo probar el menú

La prueba del menú puede realizarse poco después de contratar el banquete con el hotel o el restaurante. Si lo hacéis con suficiente antelación, tendréis tiempo incluso de incluir la minuta en los textos para las invitaciones de boda. Así los invitados podrán elegir entre diferentes platos.

Cómo funciona

La mayoría de los restaurantes ofrecen esta prueba sin coste. Normalmente antes de la prueba se debe elegir entre varios entrantes, pescados, carnes, tipos de sorbetes, postres y vinos. ¿Una regla? Intentad que el menú sea variado y que no se repitan alimentos.

¿Con quién podéis ir?

Depende del restaurante o catering que contratéis. Por regla general pueden comer sin coste entre dos y cuatro personas. Podéis ir con quien vosotros queráis, siempre que sean personas de confianza que puedan dar una opinión sincera y, tal vez, distinta a la vuestra. Es importante tener en cuenta sus comentarios. Lo habitual es acudir acompañados de vuestros padres respectivos, aunque también podéis ir con hermanos, amigos íntimos...

TrendconTrend

¿Qué debemos preguntar?

Durante la prueba, es importante preguntar al restaurador si la presentación y las raciones serán iguales el día de la boda, ya que es posible que al prepararse solo para vosotros no coincidan exactamente con lo que veréis el día del banquete. Además, es mucho más fácil cocinar un plato delicioso para dos personas que para doscientas, por lo que os tienen que asegurar que el plato será exactamente igual. 

¿Cuándo se debe hacer?

A la misma hora a la que comeréis el día de la boda. Es decir, que si será una comida hagáis la prueba a mediodía, y si es cena, por la noche. Esto os ayudará a saber si los distintos platos os sientan bien y si las cantidades que se sirven son suficientes.

¿Hay que decidirse rápidamente?

Tomaos vuestro tiempo estudiando la presentación de cada plato, los aromas, las texturas... Valoradlo todo: desde la calidad de los alimentos empleados hasta el servicio o el entorno. Tened en cuenta principalmente tres factores: materia prima, elaboración y presentación. Intercambiad impresiones y nunca dudéis en modificar cualquier cosa que no os guste, llegando a un acuerdo con los responsables. 

Mofotografía

¿Comida o cena?

Igual que el outfit o los vestidos largos de fiesta de tus invitadas son distintos si se trata de una boda de día o de noche, el menú también lo es. Mientras que para la comida se pueden elegir platos más consistentes, de noche lo mejor es un menú más ligero. Los restaurantes especializados en eventos nupciales suelen ofrecer pruebas de menú tanto de comida como de cena.

¿Primavera o invierno?

Las estaciones del año también influyen en la elección final de los menús de boda. En verano se agradecen platos más refrescantes y ligeros que en otoño o invierno. Una de las grandes ventajas de nuestro país es que existen muchos productos de temporada con los que se pueden crear menús únicos y maravillosos. 

David Fernández

Y ¿el cóctel?

Si antes del banquete principal hay un aperitivo, lo mejor es que escojáis platos ligeros para el menú, porque seguramente vuestros invitados ya no tendrán tanto apetito.

¿Tarta nupcial o…?

Aunque se sirva tarta nupcial es importante servir dos o tres pastelitos o petits fours en raciones pequeñas. Una buena opción es colocar un corner con repostería, dulces, etc., para que los invitados puedan coger lo que quieran y cuando quieran. ¡Seguro que durante la fiesta vuelan! Acordaos que la tarta puede ir acompañada de ideas divertidas para bodas.

Constan fotografía

Posibilidad de hacer cambios

Si tras la prueba encuentras algo que no es de vuestro gusto y queréis cambiar, hacedlo. El restaurador quiere que estéis contentos, así que no tengáis ningún reparo en plantearle cualquier duda.

¿Les gustará a mis invitados?

El menú no solo se debe adaptar a los gustos de los novios, sino también al perfil de los invitados. No olvidéis que entre vuestros invitados puede haber personas con necesidades alimentarias especiales: celíacos, diabéticos, regímenes especiales por motivos religiosos…

Pedid al restaurante que os deje probar también los platos que hayáis decidido servir en estos casos. Igualmente, probad o pedid una muestra de los dulces que vayáis a incluir en la mesa de postres, o si queréis ideas para candy bar.

¿Qué os parece? Conocer el menú os servirá también para pensar otras ideas originales de boda, como qué tipo de regalos de boda vais a preparar. ¡Todo cuenta!