La Scène Éclairée

Ya está hecho: os habéis dado el "sí, quiero": tú envuelta en un fantástico vestido de novia, los dos rodeados de un paraje de ensueño, él enfundado en un traje de novio elegantísimo… ¿Y ahora qué? Pues toca todo lo demás: planear una vida juntos, cuidaros el uno al otro, compartir proyectos, conseguir metas personales... Para seguir bailando al son de vuestras canciones de boda preferidas, no dejéis de lado estas 10 reglas de oro.

1. Mitades independientes

No os olvidéis de cultivar vuestro propio espacio. Sois seres individuales que necesitan regar su propio jardín para que las plantas florezcan. Si renunciáis a todos vuestros proyectos personales, la amargura acabará por anidar también en la relación. Así que mantened la independencia: amigos, trabajo, aficiones… Un rincón que sea solo vuestro.

2. Unidad mayor 

Ahora sois un matrimonio –una unión superior–, por lo que formaréis equipo y os ayudaréis mutuamente, completando al otro cuando lo necesite y haciéndole fuerte en sus flaquezas. Esta es la maravilla del buen amor, que funciona como vuestras canciones románticas para bodas: una sintonía entre letra y música que solo tiene sentido cuando confluyen las dos partes.

3. No dejéis que os aplaste la rutina

Acordaros de escapar regularmente de vuestros quehaceres. Cualquier plan o excusa valdrán. La intimidad y la emoción de los aires nuevos siempre vienen muy bien a las parejas para redescubriros una y otra vez. ¡Escaparos todo lo que podáis!

Diseño Martin

4. Encontrad puntos de encuentro

Hay una palabra mágica: diálogo. A través de la comunicación se puede resolverse casi cualquier cosa. Exponed con apertura y sin orgullo cuáles son vuestros sentimientos. Es la mejor fórmula, junto con el respeto al otro y a su propio espacio, claro.

5. Mimaos el uno al otro 

Sorpresas inesperadas, cenas a la luz de las velas, un masaje con aromaterapia, una flor, un baño de espuma, una sesión de la serie preferida de vuestra pareja, su plato preferido para cenar un día cualquiera... Las ideas, infinitas. Como las posibilidades de hacer la vida más bonita.

6. Mimaos a vosotros mismos 

¡Y lo mismo, pero aplicado a vuestro cuerpo y mente! Masajes, una manicura, ir a la peluquería y hacerse un recogido bajo porque sí, una sesión de golf con los amigos… Trataos bien y manteneos en forma y atractivos para vuestra pareja. No os descuidéis y así la pasión no decaerá a través de los años.

7. No intentéis cambiar al otro 

Este consejo suelen darlo los matrimonios longevos: aceptad a vuestras parejas tal y como son. Las personas no cambian en lo esencial. Por ello, intentar que lo hagan es frustrante y desalentador para las dos partes. Es el veneno de una planta bien cuidada.

AHR photos

8. Cooperar como equipo

Seguro que ya lo hicisteis durante la organización del enlace al decidir quién se ocupaba de enviar las invitaciones de boda caseras, o cuál de los dos se encargaba de apalabrar los mejores detalles de boda solidarios. Para que la vida os resulte más sencilla, tenéis que conformar un reparto de tareas que sea adecuado para ambos. Así, las funciones básicas del hogar os resultarán menos engorrosas... ¡y quizá hasta placenteras!

9. Vivid el presente

Aprovechad el momento que estáis viviendo y no pospongáis la felicidad a un evento futuro –a veces incierto–. No estaréis mejor cuando os asciendan, ni cuando consigáis una casa más grande, ni cuando tengáis el segundo hijo. El instante idóneo para disfrutaros el uno a al otro y ser felices es ahora mismo.

10. Planead el futuro 

Conservad la ilusión por lo venidero trazando los esbozos de lo que querríais hacer juntos, tanto a nivel familiar, económico y patrimonial, como de locuras y caprichos vuestros. Seguro que la organización de la boda os ha dado pautas para hacerlo, a través de escoger todas vuestras ideas divertidas para bodas. El futuro es un mapa muy amplio donde vosotros vais poniendo las señales luminosas.

Ya os currasteis un montón las ideas originales de boda y ahora toca empeñaros en tener las mejores ideas para alegrar vuestra vida en pareja. Precisamente, de entre todos los detalles de boda, el más importante que podéis concederos mutuamente es ese: procurar que vuestros días sean lo más dichosos posible, así como los de vuestras parejas. ¡Que viva el amor!