Susigg

Será emotivo y bonito sentir cerca durante el día de vuestra boda a vuestras ausencias especiales, como un abuelo, una madre, un hermano, una tía, un buen amigo… y son muchas las formas con las que podéis recordar a los que ya no están con vosotros; por ejemplo, acompañando el vestido de novia con una prenda de esa persona que falta, seleccionando las flores del ramo de novia preferidas de ese ser querido ya fallecido, elegir entre las canciones de boda aquella que os recuerda a esa persona o incluso haciendo un rincón memorial en el que instaléis fotos y objetos personales. 

Os detallamos 9 ideas para que seleccionéis la que más se ajuste a vuestro estilo, forma de ser y tipo celebración:

1. Llevar algo de tu ser querido

Aprovechando que una de las tradiciones más arraigadas de las bodas es la de llevar algo viejo, algo nuevo y algo prestado, ¿por qué no lleváis algo suyo puesto en el día B? Por ejemplo, puede ser una joya familiar heredada –en el caso de la novia– y la corbata, el reloj o unos gemelos –en el caso de él–.

OneShot

2. En un camafeo

Si lo preferís podéis lucir un camafeo con el retrato de vuestro ser querido. Es una joya que ambos seréis libres de incluir tanto en vuestro estilismo como, si lo preferís, prendido en el tallo del ramo de novia. Queda a vuestra entera elección.

3. Un ramo muy especial

En el tema del catálogo de ramos de novia os ofrecemos tres opciones. En primer lugar, si hay alguna flor que os recuerde a esa persona y es perfecta en ese soñado ramo de novia vintage, adelante. Es una idea muy bella, un guiño que sabrá solo vuestro círculo más íntimo.

Además, y como segunda opción, el ramo podrá dividirse en dos, algo que permitirá que se pueda entregar una mitad del mismo o lanzarlo durante la ceremonia –como dicta la tradición– y, la otra, llevarla al cementerio para colocarla en la tumba de ese ser querido que ya no está.

La tercera sugerencia es que pongáis una flor de ese ramo en un asiento libre en la ceremonia. Será un recuerdo muy emotivo.

La Escena Iluminada

4. Un rincón tipo memorial

Entre las ideas de decoración para bodas sugerimos montar una destinada a recordar a quienes ya no están en el que se coloquen retratos, pétalos, velas y algunos objetos personales. Otra opción, si lo preferís, consiste en encender una vela en su recuerdo al principio de la ceremonia para que lo/s sientas cerca a lo largo de toda la celebración.

5. Un gusto para el paladar

Por suerte la mayoría de cáterings ofrecen la posibilidad de personalizar al máximo los menús de boda. Así, solicitad que incluyan una receta que le gustase a la persona ausente o, incluso, aquel plato que cocinaba como nadie.

Mistim Agency

6. Nómbrales en las lecturas o dedícales un brindis

Tanto si vuestra boda es civil como si es religiosa, durante la ceremonia es habitual que los novios realicen una lectura. Podéis aprovechar para dedicar unas palabras a quienes ya no os acompañan y, por ejemplo, contar alguna anécdota sobre ellos.

Otro momento propicio para recordarles es brindando a su salud.

Fandi

6. Donación solidaria

Si los familiares y amigos os han dado dinero, parte de vuestros ingresos pueden ir destinados a una asociación que tenga algún vínculo con la persona desaparecida. Tener este tipo de detalles de boda solidarios es una auténtica satisfacción.

7. Lanzad globos o farolillos al cielo

Asimismo, podéis dedicar un minuto a pensar en esa persona y a continuación lanzar el globo o el farolillo en homenaje a esa ausencia familiar o bien de una amistad. Es un gesto realmente precioso que quedará en el recuerdo de todos los invitados.

Joaquin Sanjurjo | Fotografia

8. Una canción para la nostalgia

Seleccionad una canción que os recuerde a esa persona o en su honor. No será necesario que se escuche para abrir el baile, podéis ponerla durante la ceremonia, cuando cortéis la tarta o en el momento de vuestro gran día que consideréis más oportuno. Si vais a filmar pedid al montador que incluya el tema entre las canciones para tu vídeo de boda.

Es cierto que en todas las celebraciones importantes recordamos especialmente a los que ya no están. Pero, como bien habéis visto, podéis tenerles muy presentes de formas muy distintas. Como, por ejemplo, en los regalos de boda o, incluso, con aquellos zapatos de novia parecidos a los que lució en su día esa persona para su propia boda. Aunque os invada la nostalgia os aconsejamos que no os pongáis tristes, pues pensad que ellos siempre estarán ahí; en vuestra memoria y grabados en vuestro corazón. ¡Disfrutad de un feliz día!