La ceremonia

La ceremonia celta del matrimonio tiene un significado más profundo que el que se le da en otras religiones actuales.

La creencia del matrimonio en los celtas está basada en dos almas que se unen para que sus fortalezas sean el doble de grandes y conviertan las privaciones solamente a la mitad de lo que son. El matrimonio era una institución que no se firmaba a la ligera ya que era la unión de dos almas, dos corazones y dos mentes.

La ceremonia en sí misma era un ritual simple llamado Handfasting -o ritual sagrado de la unión de manos- en donde los novios están de frente, sosteniéndose las manos y son ligados por una cuerda o lazo. Aquí es donde nace el término "tied the knott" que significa "han amarrado el lazo" y simboliza la unidad de la pareja.

Los nudos de los anillos expresan dos caminos distintos enlazados entre sí, se lleva en el anular izquierdo por el cual se cree que pase directamente la linea del corazón y del amor.

Al final de la ceremonia, se lleva a cabo la tradición de saltar sobre la escoba, dando el salto hacia el matrimonio y hacia las responsabilidades que la vida matrimonial conlleva. Simboliza el esfuerzo que uno pone en el matrimonio. La escoba barre el pasado y despeja el camino para el futuro.