Las ceremonias religiosas tienen un férreo protocolo, y en principio, para daros el “sí, quiero” solo podéis elegir una de las formulas preestablecidas. Las bodas civiles, por el contrario, son mucho más flexibles e incluso os permiten que escribáis vuestros propios votos.

 

 

Hoy os hemos preparado unas cuantas ideas para que vuestros votos matrimoniales sean los más originales, y por qué no divertidos, que hayan visto vuestros invitados:

  • Podéis utilizar los versos de algún poema. Cada uno puede recitar un poema que exprese sus sentimientos, o bien, podéis elegir el mismo y recitar una parte cada uno.
  • Si no os gustan los poemas podéis hacer lo mismo con la letra de una canción. En esta ocasión también podéis elegir canciones diferentes o una misma que sea muy especial para ambos.
  • Y si se os da bien ¿por qué no cantáis esa canción? Ya sea una balada, un rap, o un rock, podéis cantar esa canción que tanto significa para vosotros.
  • Si queréis sorprender a todo el mundo utilizar la canción de algún musical, y si os animáis, también la podéis bailar.
  • Y si os gusta el cine atreveros a utilizar algún diálogo de vuestra película favorita. Eso sí, si mencionan los nombre de los protagonista cambiarlos por los vuestros.

  • Pero si buscáis algo más sencillo ¿por qué no escribís vuestros votos en rima?
  • Y si tenéis una vena cómica, escribid vuestros votos como si fuera un monólogo pero sin extenderos demasiado.
  • Si sois médicos o farmacéuticos, escribid vuestros votos como si fuera el prospecto de un medicamento, pero hacedlo de forma corta, amena y con una pizca de humor.
  • Los abogados podéis hacerlos en forma de contrato legal, y las azafatas escribirlos y leerlos como cuando explican las medidas de seguridad en el avión.

 


 Foto 1: Joseba Sandoval Fotografía

Foto 2: Chema Naranjo