Desde el sencillo “Sí, quiero” hasta los más elaborados votos matrimoniales, cualquier fórmula es buena para decirle a tu pareja que quieres ser su compañera.

En países como Estados Unidos es muy habitual que sean los propios novios quienes redacten sus propios votos. En España tenemos un protocolo más marcardo y, por norma general, solemos utilizar una de estas fórmulas:

 

 

  1. Primera:
    Novio:
    Yo, (nombre del novio), te quiero a ti, (nombre de la novia), como esposa
    y me entrego a ti, y prometo serte fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y la enfermedad, todos los días de mi vida.
    Novia: Yo, (nombre de la novia), te quiero a ti, (nombre del novio), como esposo y me entrego a ti, y prometo serte fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y la enfermedad, todos los días de mi vida.
  2. Segunda:
    Novio:
    (Nombre de la novia), ¿quieres ser mi mujer?
    Novia: Sí, quiero.
    Novia: (Nombre del novio) ¿quieres ser mi marido?
    Novio: Sí, quiero.
    Novio: (Nombre de la novia), yo te recibo como esposa y prometo amarte fielmente durante toda mi vida.
    Novia: (Nombre del novio) yo te recibo como esposo y prometo amarte fielmente durante toda mi vida.
  3. Tercera:
    Oficiante:
    (Nombre del novio), ¿quieres recibir a (nombre de la novia), como esposa, y prometes serle fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, y así, amarla y respetarla todos los días de tu vida?
    Novio: Sí, quiero.
    Oficiante: (Nombre de la novia), ¿quieres recibir a (nombre del novio), como esposo, y prometes serle fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, y así, amarlo y respetarlo todos los días de tu vida?
    Novia: Sí, quiero

Pero si ninguna de estas fórmulas te convence, o quieres una ceremonia más emotiva y personalizada propón a tu pareja que escribáis vosotros mismos vuestros votos. No hace falta que seáis grandes escritores. Utilizad frases sencillas y palabras o expresiones que sean especiales para vosotros. Se trata de expresar vuestros sentimientos. Y para que con la emoción del momento no se os olviden, imprimidlos en un papel bonito y aseguraos de que alguien los dejará en vuestros asientos.

 

 Foto: Fotostudi