Ya hace algún tiempo os hablamos de los tipos de escote que puedes lucir en tu vestido de novia y algunas de sus características.

En esta ocasión vamos a centrarnos en uno de ellos, el escote corazón, para que decidas si es el que necesitas o por el contrario, el que debes evitar.

  • Es el más romántico de los escotes y uno de los más favorecedores si tus características físicas se adaptan a él.
  • Lo bueno del escote corazón es que sienta bien a cualquier tipo de busto, grande o pequeño, porque le da forma o volumen, dependiendo el caso, a la vez que lo recoge de una forma elegante y femenina.
  • Es ideal para disimular unos hombros anchos o fuertes. El escote corazón los afina y les aporta un toque de distinción.
  • Al dejar al descubierto los hombros y parte de la espalda, podrás lucir bronceado, si es el caso, pero también deberás tener muy en cuenta el cuidado de la piel de esa zona en los meses previos a la boda.
  • Por el contrario, este tipo de escote no favorece a las mujeres bajitas, con cuello corto o con demasiadas curvas.

Recuerda que lo más importante es que te sientas bien dentro de tu vestido, te veas guapa y vayas cómoda. La última palabra siempre es tuya porque sólo tú sabes cómo sacarte el mejor partido.

 

Foto: Pronovias